17 junio 2024
Nuevos Musulmanes

Todo lo pertinente sobre la Noche del Decreto

Abdul Karim Mullor

Sobre la Noche del Decreto

Existe un Hadiz en el que se pone de manifiesto la recomendación del profeta – sobre él la plegaria y la paz – de buscar la Noche del Decreto en las cinco noches impares del mes de Ramadán.

Primeramente, quisiera decir que es ilógico pensar en que Muhammad no recordara exactamente qué noche recibió la Revelación. La importancia capital que ella reviste nos convence de ello. Esto nos permite exponer que, si bien la Revelación descendió en una determinada noche, las noches que la conmemoran anualmente pueden cambiar de fecha. De esta manera, esta fecha puede moverse, ya sea cada año, ya sea muy probablemente en cada persona que logre tener un contacto real con los beneficios que ella conlleva.

Pero, primeramente veamos qué es lo que dice la Surat del Decreto:

En el Nombre de Allâh, el Todo Misericordioso, el que otorga Misericordia.

Lo hemos hecho descender en la Noche del Decreto.

¿Qué te hará comprender lo que es la Noche del Decreto?

La Noche del decreto es mejor que mil meses.

En ella descienden los ángeles y el Espíritu con el permiso de tu Señor para todo asunto.

Paz en ella hasta el rayar del alba

Y ahora expliquemos su significado:

Lo hemos hecho descender en la Noche del Decreto.

De esta aleya queremos decir dos cosas: primeramente que Qadr ha de traducirse por Decreto, no por Destino como dicen algunos. El Decreto se refiere a toda cosa, a todo asunto, como dice la cuarta aleya; mientras que el Destino concierne únicamente a cuanto ha de ocurrir, ya sea a corto, a medio, o a largo plazo.

En cuanto a las palabras “lo hemos hecho descender”, Allâh utiliza el “Nos” de magnificencia, refiriéndose a El Mismo. Por otro lado, nos dice que el Corán ha descendido de una sola vez. Así es, el Qur’an descendió de una sola vez en el corazón del Profeta – sobre él la plegaria y la paz -. En otra aleya del Corán es dicho que el Libro ha sido hecho descender en el corazón de Muhammad.

Siendo de esta manera, Gabriel – sobre él la paz – venía cada vez a ayudar al Profeta a extraer las aleyas dependiendo de cada una de las revelaciones posteriores, de las cuales muchas obedecían a acontecimiento que iban sucediendo durante la vida del Enviado de Allâh. Otras aleyas son independientes de los hechos y reflejan el núcleo de la doctrina del Islâm.

¿Qué te hará comprender lo que es la Noche del Decreto?

Esta pregunta Allâh se la formula al Profeta; pero asimismo lo hace para todos los musulmanes a fin de informarles sobre el contenido de este acontecimiento.

La Noche del decreto es mejor que mil meses

No se trata de una cantidad precisa, como algunos pueden llegar a pensar, sino antes bien de una prueba contundente sobre el Valor de esa noche. No olvidemos que de la raíz Qadr se puede extraer el término “valor” en el sentido de importancia. Algunos comentaristas han llegado a llamar a esta noche “La Noche del Valor”.

¿En qué es mejor esa noche? Sencillamente en cualquiera de los aspectos que podamos llegar a imaginar y en otros que solamente Dios conoce. Esta universalidad de conceptos es avalada por la siguiente aleya, en la que se especifica que en ella se tratan todos los asuntos.

En ella descienden los ángeles y el Espíritu con el permiso de tu Señor para todo asunto

Los ángeles como tales no necesitan descender. Sabemos que hay ángeles en cada uno de los siete cielos, incluido éste nuestro. Sabemos que ellos acompañan a los creyentes sinceros día y noche. Unos protegen, otros registran nuestras obras, otros piden por nosotros, etc.

Este descenso del que habla la surat se refiere a la capacidad angélica de comunicación con Allâh cuando se trata de los asuntos humanos. Allâh está en lo alto, como representación de lo superior, y nosotros en lo bajo, que es lo que corresponde a nuestro estatus de servidores de Allâh.

Sobre el Espíritu poco podemos decir. Una surat del Corán manifiesta que al ser preguntado el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – sobre el Espíritu, Allâh dice a Muhammad que responda que sobre eso nos ha sido otorgada muy poca Ciencia.

Paz en ella hasta el rayar del alba

Esta aleya contiene un gran significado. A simple vista podría parecer que durante esa noche se nos ha garantizado la Paz. No obstante, algunos comentaristas reputados del Corán, con los que yo comparto el punto de vista, dicen que esa noche es el símbolo de la promesa Divina de llevar a los verdaderos creyentes de las tinieblas a la luz. De las tinieblas de la ignorancia a la luz del Conocimiento.

Y este Conocimiento es similar al rayar del alba, en el momento en el que sus luces inundan nuestros ser, así como nuestra consciencia.

Visto entonces el significado de la Surat, pasemos ahora a explicar qué es lo que podemos esperar de esa noche.

¿Qué podemos esperar de la Noche del Decreto?

Primeramente, quisiera decir que, como hemos precisado, esa noche no ha de ser una fecha fija.

Incluso, para aquellos que siempre se encuentran en contacto con la Realidad de Allâh, porque El les ha agraciado sacándolos de las tinieblas de la ignorancia a la luz del Discernimiento, podría decirse que cualquier día del año puede tener ese valor. Porque Allâh dispone de total libertad para otorgar Sus dones sin límites, cualquier día, a cualquier hora, ya sea del día y de la noche. Es cierto que El no ha de ceñirse a convención alguna, como también lo es que, por Misericordia, El habla a cada uno según su capacidad de comprensión.

Si Él ha fijado una época concreta y un día específico, tal como lo ha hecho con los dos Aid, Ashura, etc. es para que los musulmanes actúen al mismo tiempo, reforzando así el sentido de Umma, de Comunidad.

Con esto no quiero decir que la aparición de la Noche del Decreto en alguna de las noches impares del mes del Ramadán no sea cierta. Simplemente estoy tratando de despejar el horizonte para ver más allá y contemplar posibilidades, que lejos de ser irreales, son, no obstante, de lo más auténtico que cualquiera podría llegar a pensar.

En cuanto a lo que se puede esperar de esa noche, debo decir que aquellos quienes solamente tienen presente a Dios en el Ramadán y el resto del año se encuentran lejos de Su recuerdo, poco pueden esperar de ella. El automatismo de ayunar, hacer Tarawih y ponerse a buscar la Noche del Decreto no da resultado en ese caso.

Esa noche es para el que es Li-l-Lâh (por Allâh) durante todo el año o gran parte de él. Porque si somos li-l-Lâh, Él es por nosotros.

El resto, aquel que se acuerde de Allâh solamente en Ramadán, puede aspirar al perdón, que ya es, y a pedirle a Dios que nos guíe y nos dé fuerza y convicción.