19 julio 2024
Corán

Tafsir del Corán – versículo de la Luz

Por el Chayj de la Tariqa A. Gawziya Salah Badr

Allâh es la Luz de los cielos y de la tierra. Su Luz es comparable a una hornacina en la que hay una lámpara encendida. La lámpara está en un recipiente de vidrio , que es como si fuera una estrella fulgurante. Se enciende de un árbol bendito, un olivo, que no es del Oriente ni del Occidente, y cuyo aceite casi alumbra aun sin haber sido tocado por el fuego. ¡Luz sobre Luz! Allâh dirige a Su Luz a quien Él quiere. Allâh propone parábolas a los hombres. Allâh es omnisciente. (Qur’an 24-35).

Por el Chayj de la Tariqa Gawziya – Salah Badr

El miškat (la hornacina) es el corazón.

Dice Allâh en un hadiz qudsi: «»Ni los cielos ni la tierra son capaces de contenerMe pero el corazón del mu’min (verdadero creyente) sí es capaz de contenerMe«.

El corazón del mu’min es una imagen del corazón de Muḥammad Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz – el cual es el corazón por excelencia, el estandarte de los creyentes, el Imâm incontestable de la Humanidad; el corazón del Hombre universal, jalifa de Allâh, creado a semejanza de Allâh.

La lámpara es Muhammad Rasulu-l-Lâh, dice el hadiz:
«Allâh estaba Solo y nada con El; tomó un puñado de Su luz y lo llamó Muhammad; dicha luz se prosternó ante El y con ella Allâh creo el Trono, el Cálamo (Qalam); la Tabla bien guardada (Lawhu-l-Mahfud), los cielos y la tierra y sus habitantes…”  Hadiz este mucho más extenso y nombrado como el hadiz de Ŷabîr, recopilado por el maestro del šayj Nawawi y transmitido de eslabón en eslabón en las cadenas iniciáticas del Tasawwuf.

Dijo al chayj al-Alawi – que Allâh esté satisfecho de él – refiriéndose a Muhammad: «Nicho de aceite resplandeciente que se ha establecido entre nosotros» (Miškatan nuran wa zayta diya’an ŷi’ta mutadil).

El recipiente de vidrio es el Universo el cual contiene los siete cielos y la tierra, así como a los seres humanos los genios y los ángeles.
El aceite es el conocimiento (ma’rifa) de los secretos divinos.

Dice el hadiz qudsi: «Yo era un tesoro oculto y quise ser conocido y por eso creé la Creación.»
El olivo del que se extrae el aceite es aún Rasulu-l-Lâh, quien no es del Oriente ni del Occidente, tal y como se expresa en la siguiente aleya y en el posterior hadiz:

Y No te hemos enviado sino como misericordia para todos los mundos (Qur’an 21-106)

«Todos los profetas han sido enviados a un pueblo o una nación, excepto yo que he sido enviado a toda la humanidad». (Bujari y Muslim)