17 junio 2024
Hadiz

Sobre la Proximidad de Allah

Dijo uno de aquellos amigos de Allâh (awliya)

No hay un solo átomo en el universo que no lleve en él un Nombre del Adorado

Comentario

Dice el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – en el famoso hadiz llamado hadiz de Ŷabîr:

Allâh estaba Solo y nada con él, y tomando un puñado (qabd) de Su propia luz, lo eyectó diciendo: “Kun Muḥammadan (Sé Muhammad)”.

Esta fue la primera creación de Allâh. Siguiendo el texto de este largo hadiz, vemos como esa luz vino a postrarse ante él. Y después con ella, Allâh creó absolutamente todo, siguiendo unas pautas que podemos encontrar en el mismotexto del que hemos referido únicamente el principio.

Allâh no creó a partir de una materia o de otra realidad que existiera fuera de Él. Él estaba Solo, porque es El Único (Wahid) y el Primero (Al Awal). Y esto nos presenta un elenco de posibles preguntas cuyas respuestas pueden hacer correr ríos de tinta.

Las imaginaciones pueden desbordarse en el intento de conocer esta realidad. Y, al final del todo, no llegaremos a poder expresar, ni tan siquiera representar en el pensamiento, una milésima parte de la grandeza de esta creación primigenia en la que fueron formados los cielos, las tierras, sus habitantes, las matrices de los libros sagrados y la Sabiduría Primera, así como el Trono.

Si todo ha salido de Él, es obligado que cualquier átomo de la Creación, lleve Su sello. Y no solamente Su sello como veremos.

No podemos imaginar que El haya creado y se haya desentendido de Su obra. Ni tan siquiera podemos imaginar que aquello que salió de El dejó de estar en El. Pues si hubiera salido de Él, podríamos decir que Allâh ha sufrido una mengua, y esto es absolutamente imposible.

Por este motivo, Allâh en Su Revelación incide sobre esta Presencia en varias ocasiones:

Hemos creado al hombre y sabemos lo que su alma le susurra. Estamos más cerca de él que su propia vena yugular. (50-16)

Y cuando Mis siervos te pregunten sobre Mí…
Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente!
(2-186)

Pero no saquemos conclusiones lógico racionales precipitadas. Porque nuestras facultades no pueden comprender una realidad que las sobrepasa. Contentémonos con buscar la Realidad hasta que ella se muestre a nosotros tal y cual ella es. Como dice el Corán: “el hombre es precipitado”.

El Šayj Al ˤAlawi dice que no hay átomo que no lleve un Nombre del Adorado. Debemos entender que cada elemento de la Creación es la manifestación de uno de Sus Nombres. Esto indica  que en él existe una Presencia propia al Nombre que representa.

Claro que no es posible entender un Nombre divino que no lleve implícitos todos los demás. Esto hay que entenderlo bien. Los Nombres no son auto excluyentes los unos de los otros. Ellos son aspectos múltiples de una sola realidad; forman parte de un solo Tawhid; de una sola Unidad que sobrepasa cualquier contraposición aparente.

Debemos entender que Él se ha dado Nombres a fin de que le conozcamos; de que comprendamos Su manera de actuar como Señor de la Creación. El dice en un hadiz qudsi:

Yo era un tesoro oculto y quise ser conocido. Por eso creé la Creación.

Y para que le conozcamos Él se ha dado Nombres definiéndose con ellos a fin de que los utilicemos con el objetivo de llegar a comprender Su Realidad.

Esos Nombres se dan en los acontecimientos de nuestras vidas, en nuestras decisiones, en nuestros destinos, y con estas vivencias vamos comprendiendo Su sistema. Y decimos sistema, porque Él ha depositado una Ciencia con sus principios y leyes a fin de que podamos llegar al conocimiento de la Verdad.

Allâh no cambia Su costumbre con el Ser humano, a fin de que podamos encontrar una referencia sólida de donde extraer las consecuencias necesarias para penetrar en esta ciencia de los Conocimientos. Una ciencia que es como un mar sin orillas en el que solamente los navíos sólidos y bien pertrechados pueden aventurarse en total seguridad.