13 abril 2024
Ceuta

Ramadán Mubarak Said

Ramadán Mubarak

La Comunidad islámica Abu Madian y la asociación cultural cutí ACEDI desean a todos los musulmanes un bendito mes de Ramadán.

Acabamos de visualizar el creciente del primer día, hace 15 minutos. Y nos hemos alegrado de ver que, efectivamente es la luna del primer día del mes. Allâh nos ha hecho comenzar de manera exacta y le pedimos que nos haga terminar igualmente de una manera perfecta y exenta de dudas. Porque, a quienes se confían en El, y no en otros, Él les hace triunfar.

¿Quién dijo que el esfuerzo por el bien no es recompensado?

Es un mes en el que nuestro pulso vital se ralentiza y nuestra consciencia se expande. En un periodo de conexión entre nuestros corazones y el resto de nuestro ser, en el que las leyes de la Física se desmoronan y entramos dentro de lo extraordinario y singular.

Ramadán es para reencontrarnos con lo que somos; para apaciguar nuestro fuego interno y llenarlo de calma y de paz. Una época de la que gozamos todos los años para recordar que somos de Allâh y que retornamos a Él.

Todo pensamiento, todo recuerdo de Allâh constituye un retorno a la fuente, un reconocimiento directo de nuestra servidumbre hacia Él.

Pero cuando esa relación se estrecha debido a la falta de auto suficiencia por nuestra parte, entonces se convierte en una dependencia que genera Amor.

Un mes para brindar misericordia a los nuestros, a nuestro entorno familiar, a nuestros amigos, a nuestros vecinos. Un periodo para recuperar los lazos que se rompieron, para cambiar las malas costumbres por las buenas, y las buenas por las mejores.

Nos apoyamos siempre en Allâh, para todo asunto, para que nos alivie de las penas y sufrimiento, para que no nos haga sucumbir en la ignorancia, con la esperanza de poder contemplar un día Su bello y excelso Rostro.

Nos acercamos a Él con Amor y confianza; le suplicamos que nos salve del orgullo, de la avaricia, de todos los defectos que se encuentran escondidos en nuestra alma. Le pedimos, en consecuencia, que nos convierta en humildes, misericordiosos, generosos, confiados y aptos para recibir Sus dones y regalos; que son muchos, y todos ellos maravillosos.