Propaganda Subliminal Universal

Por Abdul Karim Mullor

La paz sobre vosotros

Todos sabemos que la propaganda subliminal es un método utilizado para crear sensaciones en las gentes que la contemplen a fin de, fundamentalmente, consumir tal o cual producto, en el que jamás hubiéramos pensado si no se nos hubiera hecho reclamo a través de dicho medio. Parece ser tan efectiva que llega a convencer a propios y extraños del valor de un producto desconocido hasta entonces, así como de la desdicha de no haberlo consumido antes.

¿Qué ocurre si esta técnica la utilizamos para inculcar y hacer circular ideas que hasta entonces nadie tuvo, y de, mediante ella, asegurar a las gentes de su “veracidad” y de la desdicha universal y social de no haberlas tenido antes? Ocurre entonces, que aquel quien las llegue a creer se convencerá de lo acertado de ellas, pensará que se encuentra en el camino de la verdad y rechazará a todo aquél que piense de otra manera y que considere el Universo como algo distinto de la idea que le ha sido inoculada en su ingenua y crédula mente.

En nuestros escritos anteriores denunciamos la realidad de que una élite gobierna el mundo aprovechando que el 90% de la riqueza de la Tierra se encuentra repartida en menos del 5% de la población mundial. Los más privilegiados, a fin de mantener el estatus de poder “de facto” que otorga el dinero, han desarrollado un sistema de vida y de pensamiento universales que les permite asegurarse de estar siempre en lo más elevado de la pirámide del poder. Y este escenario es preparado cuidadosamente a fin de tener a toda la Humanidad sometida, y lo que es peor, inhabilitada para rebelarse intelectualmente contra esta funesta realidad. Para ello inculcan ideas falsas a través de la publicidad subliminal; a la par, a fin de que no exista posibilidad alguna de que la cadena bien eslabonada se rompa, se crean dualidades que hagan que unos se enfrenten a otros. Esto último ya lo hemos expresado en los anteriores escritos.

¿Cuáles son las plataformas desde las que estos personajes avarientos e inhumanos brindan el amplio abanico publicitario, utilizado a fin de evitar que el ser Humano piense por sí mismo, y de que sí esto llega a poder hacer, sea convencido por ellos de una verdad que, en realidad, no es otra cosa que un espejismo creado para mostrar alivio en el desierto de la existencia. Una realidad ficticia que nunca saciará a nadie, a fin de que los seres humanos, siempre sedientos, pidan más y más?

Vamos a enumerarlas una a una

Las Ideas universales

Si no nos hubieran martilleado, día a día, en los medios informativos y educativos, sobre la Teoría de la Evolución, a todo el mundo nos hubiera parecido que el tal Darwin estaba loco o se estaba riendo de la Humanidad al declarar que el hombre desciende del mono. De hecho es así, es decir, se estaba riendo de nosotros, de la inconsistencia humana, a la par que, sin duda alguna, trabajaba para algún siniestro poder que amparaba sus decires. A nadie, en su sano juicio, le podría convencer que un senil tatarabuelo de alguno de nosotros anduviera por los árboles comiendo bananas y saltando como un loco de árbol en árbol gritando desesperadamente. No creemos que el problema de Darwin fuera una piedra que le golpeó el cráneo de pequeño, sino que, antes bien, pertenecía a uno de esos grupos de aristócratas quienes, jugando con la plebe, se divertían en echar al pueblo llano las bananas de sus desastrosas ocurrencias.

Avalado por la “Ciencia” y los medios de información, el chimpancé se hizo hombre, y de comer bananas y saltar llegó, por un milagro de San Evolucio a disfrutar del caviar beluga y de los más deliciosos platos y manjares. Tarzán, a pesar de su rudeza, pudo desposar a la delicada Jenni y crear así el mundo evolucionado de los seres humanos. De risa es esta idea, y más patético aún es que ella haya llegado a los libros de texto para tratar de condicionar desde pequeños a nuestras inocentes criaturas. ¡Pobres niños! ¿Qué han hecho estas inocentes criaturas, nuestros queridos hijos, para que les cuenten esas fábulas de mal gusto?

Claro, que no todo el mundo cree eso, y había que crear otras ideas compatibles con el marco de sensibilidades humanas que tuvieran entidad suficiente para que un numeroso grupo de personas se vincularan a una o cada una de ellas. Es así que se inventaron algunas teorías filosóficas que dieron la vuelta al Planeta a fin de que cada uno pudiera vincularse a una de ellas. Estas teorías, aparentemente contrarias o encontradas, ejercían su función excitando al enfrentamiento entre unos y otros seres humanos, quienes, al ver como otros les contradecían, se afincaban, si cabe, más férreamente a la idea primigenia a la cual se habían adherido, convirtiéndose así en ardorosos defensores del espejismo de vida que les había sido propuesto desde la más siniestra de las cuevas donde se guardan los secretos de la oscuridad.

La Ciencia

La Ciencia actual cumple exactamente la misma función que hasta hace tiempo cumplió la religión. Ella tiene su dios, sus libros revelados, profetas, santos, dogmas de Fe, sus propios rituales, sus recompensas y perdones, sus templos, sus peregrinajes, sus medios de divulgación, sus excomuniones, etc. Y ella, cómo no, tiene así mismo su propio Tribunal de la Inquisición a fin de castigar a los disidentes.

Lo que está claro es que esta peculiar religión no puede hacer absolutamente nada sin medios económicos. ¡Curioso!

Hoy, quien contradiga la Ciencia es un ateo de la vida, una lacra intelectual, un contestatario de la verdad, un mal social; alguien que no debe ser escuchado, al que ha de tomarse por loco, y que debe ser retirado de circulación, no sea que contamine a otros con sus peligrosos decires.

¿Cómo es posible que el Ser Humano haya caído intelectualmente tan bajo que pueda llegar a creer en las locuras que se inventan estos susodichos científicos, considerándolos poco menos que profetas, sabios y santos, cuando en realidad ellos trabajan para gentes que les pagan más que sustanciosas cantidades de dinero a fin de que los resultados que se den sean X o Y? ¿Cómo es posible que desconfiemos de alguien que por la calle nos pide dinero y no lo hagamos de esa falsa élite de personajes que han concedido sus libertades a un poder que no les deja ni respirar? ¿Cómo es posible que maldigamos a quienes comienzan y declaran las guerras, cuando son ellos mismos los que sufragan las investigaciones científicas? ¿Qué ocurre? ¿Son santos por la mañana y diablos por la tarde? ¿Puede haber honestidad donde se maneja tanto dinero? ¿Cómo podemos hacer dejación de nuestra inteligencia de esa manera tan sumamente candorosa? Vivimos en un ardid bien trenzado, y no hemos despertado de él.

La Política

Lo dijimos en escritos anteriores, y por ello no nos vamos a extender aquí. Lo que es cierto es que el poder engendra pasiones para aquellos que se dejan embaucar por el relumbrón de la vida de este mundo. En esta área, históricamente, aún a pesar de que se han dado grandes personalidades y loables intenciones, han ocurrido asimismo las mayores traiciones y las peores exposiciones de la maldad humana. Hoy, dejemos atrás la Historia, la Política es utilizada por las élites como una herramienta de ilusión y de enfrentamiento.

Las dicotomías, dictadura-democracia; monarquía-república; izquierda-derecha, son la expresión viva de la metodología del enfrentamiento. Se han dado revoluciones y masacres por pasar de un régimen político a otro, y, en cualquiera de los casos, el resultado de ellas no ha dejado de ser otra cosa que el que el poder sea ejercitado detrás de los bastidores por una élite de orondos y potentados seres deshumanizados e insensibles.

Los Medios de información

¿Cómo hacer llegar las ideas, las propuestas políticas, las “verdades” de la Ciencia a todos los humanos para que todos estos participen de la farsa que hace ganar al rico y estafar al pobre? Pues a través de los medios de información de masas, quienes serán utilizados, ya sea por el Estado, ya sea por ciertos magnates poseedores de las acciones de las empresas en las que se encuentran enmarcados.

Pensar que la Información pueda ser fiable es ir demasiado lejos, habida cuenta de que las noticias son ofrecidas por empresas que, actúan de manera tal que la información les pueda producir la mayor cantidad de beneficios económicos, o en su caso de sobrevivir financieramente. La censura existe, por supuesto, y hoy mucho más que en aquella época en la que un sacerdote supervisaba los artículos de los periódicos de la época. Hoy, si disides, te echan y buscan a otro que diga lo que hay que decir de la manera previamente estipulada.

Los clientes religiosos

Hay que pervertir los principios religiosos, y adaptarlos, si es posible, a las verdades explicadas en los libros sagrados de la Ciencia, difundidos a través de los medios de información y las consignas políticas; todo ello a fin de que la Religión, siendo manejada desde dentro, sea fiel sirviente de los principios ya explicados con anterioridad.

Por ello, en el Islam surgieron todas estas sectas, que en un principio fueron creadas por la Masonería británica, gracias al clientelismo de personajes siniestros que traicionaron su religión, como fueron: Muḥammad Ibn ˤAbdil Wahhab, Albani, Ŷamaluddin Afgani, Muḥammad Abduh, Kemal Ataturk, Hassan al Banna, Domingo Badia, Mirza Gulam, Bahauddin, y muchos otros que iniciaron o reforzaron movimientos de tinte masón en la religión del Islam, a fin de servir a la élite que hemos mencionado una vez y otra.

Hay que decir que sin medios divulgativos, bien surtidos finacieramente, las doctrinas inventadas por estos siniestros movimientos hubieran quedado en el más absoluto de los incógnitos; ello debido a lo burdo, lo torpe, lo brusco de su naturaleza; pero gracias a la Propaganda Subliminal del Control de Masas, han llegado más lejos de lo que en un principio se hubiera podido suponer.

Si estudiamos la Historia del Islam, tradicionalmente, todas las traiciones han tenido como denominador común el dinero; y ahora no podría ser menos. Toda una pléyade de mercenarios se ha alzado en nombre de la Religión, a fin de pervertirla desde dentro y separar a los creyentes del Camino Recto, Camino de aquellos a quienes has favorecido.

Así pues, los creyentes han de mantenerse firmes, y no caer en los pueriles postulados que nos presentan estos mercaderes, quienes son insignificantes a los Ojos de Allâh.

El entretenimiento competitivo

No nos vamos a extender en este punto, pues no pretendemos explicar lo evidente. Lo que hemos dado en llamar Deporte o Espectáculo es un instrumento para perder el tiempo y excitar el enfrentamiento entre las masas; y, por supuesto, con el fin de evitar que la gente se pueda sentar a pensar y a hablar. Porque para la élite del mal el odio es mejor que el amor, la indiferencia mejor que el interés, y estos últimos, la comunicación de unos con otros, el intercambio de pensamientos y el interés por conocer la verdad, son las verdaderas armas que puede tirar abajo el castillo de barro que han construido estas élites del mal que, hoy por hoy, y seguramente por muy poco tiempo, gobiernan, en apariencia, este mundo en el que vivimos.

Solución

La solución pasa por prescindir de todas estas ideas e invitaciones que recibimos a través de la Propaganda Subliminal Universal que ha dado título a este escrito. Pasa asimismo por el Amor, la Misericordia, la Filantropía, la Empatía, la Generosidad, la Sinceridad, la Bondad y el Bien. Así podremos salir del atolladero y no seremos presa de un poder deshumanizado y avaro.

Como dice el Santo Corán:

Cierto que Allâh no cambia lo que una gente tiene hasta que ellos no han cambiado lo que hay en ellos mismos (13-11)