13 abril 2024
Hadiz

Peculiaridades del carácter de Omar

Peculiaridades del carácter de Omar

Como sabéis, casi siempre escribo sobre cosas de las que nadie suele hacerlo. No es que busque ser peculiar, ni diferente, ni innovador. Simplemente mi mentalidad, mi perspectiva busca explorar los hechos y situaciones de una manera más universal. Claro está, sin necesidad de perderme en detalles que, en realidad, aportan poco o nada.

¡Cuántos han debatido sobre este tema! Y, sin embargo, he apreciado que la casi totalidad lo hacen teniendo en cuenta ciertos rasgos externos del carácter de dicho compañero del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – sin pretender extrapolarlo o universalizarlo, tal y como anhelo hacerlo ahora.

He manifestado en algunas ocasiones que todo cuanto aconteció en tiempos del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – es como una especie de matriz para todo cuanto ocurre y ocurrirá. Podemos decir que aquella generación fue una generación tipo, y que, salvando las características propias de cada época y situación, cada acontecimiento que se produjo en aquellos tiempos, se reproduce de alguna manera en la actualidad.

Por otra parte, el Libro sagrado de Allâh dice:

¡Hombres! Temed a vuestro Señor que os creó a partir de una sola alma, creando de él a su pareja y generando a partir de ambos muchos hombres y mujeres. (4-1)

En virtud de esta aleya podemos concluir que hay un modelo de hombre primordial. Dicho modelo es el del profeta Adam – sobre él la paz – que cobró vida cuando Allâh le insufló una parte de Su Espíritu, tal y como dice el Corán. Esta alma única se encuentra de una manera u otra en el interior de cada uno de nosotros esperando que se la haga trascender al nivel de la consciencia, palabras y actos.

Esta alma, si se la desarrolla, refleja características diferentes en cada persona. Y aun así, aunque un individuo no pueda manifestar al exterior todo su potencial, sí alcanza a demostrar una serie de singularidades bien definidas.

El único Ser humano que aglutinó dicho potencial, tanto interna como externamente, fue el Profeta – sobre él la plegaria y la paz-.

En base a esto, si analizamos el carácter de los compañeros del Profeta – sobre él la plegaria y la paz -, citando como ejemplo el de los cuatro primeros califas bien guiados – que Allâh esté satisfecho de todos -, podemos decir que Abu Bakr Siddiq  es conocido por su sinceridad, bondad e inteligencia. A este respecto, podemos asegurar que las cualidades que se daban en Umar Ibn al Jattab eran el sentido de la Justicia, la resolución activa, la rectitud y la honestidad.

En el haber de Uzman citaremos la generosidad. Mientras que en ˤAlî destacaremos el Conocimiento, la pureza y el valor.

Es curioso advertir como alguno de estos cuatro caracteres se reflejan en todos aquellos que han llegado a un alto grado de conocimiento y de proximidad a Allâh a través de los tiempos.

No en vano Muḥammad – ˤalayhi-ṣ-ṣalatu wa-s-salam – dijo que debíamos seguir su Sunna y la de los ṣaḥaba. Estos últimos son representantes de todas las cualidades nobles de las que debemos estar revestidos los creyentes.

No se trata entonces de imitar lo que ellos hicieron, ya que sus actos ocurrieron en una época muy diferente a la nuestra. Antes bien, de emular su carácter. Y para precisar, se trata de emular los rasgos de esos caracteres tipo que se dan en nosotros de una manera natural

En cuanto a Omar se refiere…

Sabemos de él que era un hombre  revestido de un gran sentido de la Justicia. Incluso, era tan justo, que él mismo se auto inculpaba cuando había cometido un error. Por otra parte, Omar era de una resolución inquebrantable; él terminaba todo cuanto comenzaba, sin escatimar esfuerzos.

Era apodado Al Farruq por ser especialista en separar la mentira de la verdad. Y, a pesar de que era tachado de ser duro, poseía una generosidad sin límites y una compasión de las más sensibles que se hayan podido conocer.

Cuando Abu Bakr Siddiq iba a fallecer, y le consultaron sobre quién sería el próximo jalifa, dijo:

Dejad que Umar os gobierne, pues aunque ahora es duro en su trato, cuando tome el mando su carácter se dulcificará.”

El mismo era consciente de su hábito de ser duro; tanto que solía decir muy a menudo:

Allâhumma ḥassin juluqui – ¡Oh Allâh; embellece mi carácter.

Incluso el mismo chaytan se cambiaba al otro lado de la calle cuando veía que se iba a cruzar con Umar.

Poniendo en relieve su capacidad de justicia y de gobierno, el propio Profeta testimonió sobre él diciendo:

Si hubiera de venir un profeta después de mí, ese sería Umar” (A-t-Tirmidi y Ahmad Ibn Hanbal)

El Mahdi tendrá el carácter de Umar

Como hemos precisado en otras ocasiones, estamos esperando la inminente venida del Imâm Mahdi. Por todo cuanto nos ha llegado como noticia sobre su carácter, sus actos y su misión, podemos concluir que su prototipo de personalidad se asemejará al de Omar.

El Mahdi deberá gobernar con mano de hierro y corazón tierno un vasto imperio. Omar, a su vez, se vio con Arabia, Egipto, Siria y Persia bajo su mandato.

Para terminar, quisiera reportarme al principio de este escrito, diciendo que cada una de las nobles criaturas que se acercan a Allâh gozan de un carácter similar al de los más nobles compañeros del Profeta, y en este caso el de Omar puede ser que sea, de entre ellos, uno de los más completos.