13 julio 2024
Hadiz

Los tres ayunos

Los tres ayunos

Hoy es viernes, día 18 del mes de Ramadán, y os deseamos un gran y feliz día.

Ciertamente, en el mes de Ramadán podemos distinguir tres ayunos diferentes.

1 – El ayuno prescrito

Es el ayuno que hacemos todos los musulmanes, consistente en privarse de comida, bebida, acto conyugal, medicamentos por vía aérea (bucal, nasal, ocular), vía intravenosa, intramuscular y subcutánea.

Las condiciones de este ayuno son simples. Las hemos repertoriado en otras ocasiones. No nos parece útil volver de nuevo a ello, puesto que este escrito se refiere a otro asunto muy diferente, como vamos a ver.

Los musulmanes que ayunan, si lo hacen adecuadamente, y no abandonan las otras prescripciones, pueden gozar del perdón de sus faltas y de una gratificación que solamente Allâh estipula.

Dice el Corán:

¡Oh vosotros que creéis! Se os prescribe el ayuno, como se prescribió a los que os precedieron, para que podáis alcanzar Taqwa (temor reverencial de Allâh)”. [2:183]

He aquí algunos hadices al respecto:

Cada acción del hijo de Adán recibe una recompensa múltiple, por cada buena acción recibe diez veces, e incluso, hasta setecientas veces. Allâh – Glorificado  el Más Alto dijo: “Excepto el ayuno, porque es para Mí, y le daré recompensa por ello, ya que él deja sus deseos y su comida por Mí”. Para la persona que ayuna, hay dos momentos de alegría; un momento en el que rompe su ayuno y un momento de alegría cuando se encuentra con su Señor, y el olor que sale de la boca de la persona que ayuna es mejor para Allâh que el olor a almizcle.’ (Bujari)

“En realidad, hay una puerta del Paraíso llamada Ar-Rayyan. Solo aquellos que ayunaron entrarán por ella en el Día de la Resurrección. Nadie más entrará junto con ellos. Se dirá: ‘¿Dónde están los que ayunaron para poder entrar?’ Cuando entren los últimos, se cerrará y nadie más pasará por allí”. (Bujari)

Así pues, tal y como dice Allâh, el ayuno lo hacemos para El. No hay que ayunar a cambio de recompensa alguna. Solamente Él es el que recompensa a cada uno según su intención y su consciencia de lo que quiere conseguir.

Este ayuno contempla asimismo unos beneficios en el dominio de la salud. Citemos algunos:

Acelera el metabolismo – debilita la hormona del hambre – aligera el cerebro – fortalece el sistema inmunitario – proporciona paz mental y del alma.

Resumiendo, todos los musulmanes hacemos el ayuno prescrito si nos encontramos en buen estado de salud. Recibimos una gran recompensa, así como beneficios inmediatos.

En cuanto al alma:

El ayuno aparta del chisme y del habla vana – nos hace retornar al recuerdo de Allâh – hace que nos volvamos sensibles al sufrimiento ajeno – refuerza los lazos familiares y de amistad.

2 – El ayuno del Nafs

Dice la Sunna que en el mes de Ramadán los demonios son encadenados. Pero el nafs no lo es. Y es el nafs peor que 70 shaytanes. Podemos verificar esto cuando observamos las querellas y pendencias que tienen lugar en este mes sagrado.

Este ayuno no es para todos, sino para aquellos que lo comienzan con la firme disposición de mejorar y purificar su interior mediante un trabajo constante y una dedicación absoluta. Recibe el nombre de Sawm.

No se rompe con la puesta del sol ni con el día del ˤAid. Se trata de una extensión de las actitudes que se toman durante todo el año, que, eventualmente, pueden resultar ser más intensas durante el mes de Ramadán.

Sus actos son múltiples y pueden variar dependiendo de la persona, su ámbito, circunstancias y acontecimiento. Aunque, de alguna manera, podemos hacer un resumen general de ellos, siempre que no se tome esto como una regla a seguir punto por punto:

Amar a Allâh (exaltado) y a Su Profeta (sobre él la plegaria y la paz) – Permanecer la mayor parte del tiempo en estado de ablución – recordar a Allâh en todo momento – purificar nuestro interior para ir a Su encuentro – hablar lo necesario, sea mucho o poco – no murmurar de nadie – defender la religión de las desviaciones – eliminar del pensamiento los rencores, envidias, codicia, auto satisfacción, y otros conceptos negativos – dar limosna con la intención de ver el Rostro de Allâh – enseñar al que no sabe – aprender del que conoce de verdad – glorificar a Allâh, y darle gracias por todo…

En realidad no hay límite para las buenas obras, pensamientos, sentimientos que nos acercan a amar y ser amados por Allâh. Todo va en función de cada cual y del estado en el que se encuentra.

Los que hayan hecho este ayuno del nafs, junto con el ayuno prescrito, son los triunfadores. Ellos recibirán la recompensa de aquellos quienes ayunaron según está prescrito, además del acercamiento a Allâh, que es el mayor premio que se puede recibir.

Dice el libro de Allâh:

El bien que adelantéis en vuestro favor lo encontraréis junto a Allâh. Eso es mejor y posee más recompensa.
Y pedid perdón a Allâh, realmente Allâh es Perdonador y Compasivo.
(73 – 20)

En cuanto a la Sunna podemos citar al efecto este hadiz qudsi:

De Anas Ibn Malik y de Abu Huraira – que Allâh esté satisfecho de ambos – nos ha llegado que el Mensajero, Allâh – sobre él la plegaria y la paz – dijo que su Señor, Poderoso y Sublime, dice: «Si Mi servidor se acerca a Mí un palmo, Yo me acerco a él la distancia de un brazo. Y si él se acerca a Mí la distancia de un brazo, Yo me acerco a él la distancia que hay entre los dos brazos abiertos. Y si viene a Mí andando, Yo voy corriendo hacia él».  Al-Bujari

3 – El “ayuno” de aquellos a quienes el Ramadán solamente les produce hambre y sed

Se trata de los que ayunan por ostentación, o porque nadie les critique, o bien para obtener recompensas materiales en base a una imagen de ellos mismos que les interesa dar a terceros.

Se trata asimismo de aquellos que comenten obscenidades durante el ayuno, calumnian, roban, mienten, etc.

Igualmente, como estamos observando en estos últimos tiempos, se trata de los cabecillas de estas sectas que proponen ayunar a los musulmanes cuando no se puede ver la Luna.

Estamos observando esto último, año tras año, llegándose a dar el vergonzoso hecho de que en dos localidades de un lado y otro del Estrecho de Gibraltar se comienza y termina el Ramadán en días diferentes, debido a la sedición de estas sectas de las que tanto he informado en mis escritos.

 Abu Huraira  – que Allâh esté satisfecho de él – transmitió que el Profeta- sobre él la plegaria y la paz – dijo: Mucha gente que ayuna no obtiene nada de su ayuno excepto el hambre y la sed…