Los custodios de los Santos lugares

A-s-salamu ‘alaykum – La paz sobre vosotros

Que gentes como este príncipe saudita sean los custodios de Meca y Medina produce mucho más que hilaridad, mucho más que vergüenza. Un país, cuyas mezquitas suntuosas se extienden por todo el globo terraqueo; centros desde donde se «enseña» el Wahabismo, doctrina oficial de la familia Saudí, y del estado que lleva su nombre. Ahora solamente queda reflexionar, a la vista de los hechos, si el dinero con el que se han construído estos centros procede del Halal (difícil de creer) o del Haram. Si las enseñanzas»religiosas» impartidas en ellos son realmente islámicas u otra cosa totalmente esperpéntica y deforme.

Que nadie venga con un inventado cisma entre autoridades y sabios, un cisma que no existe sino en las astutas consignas de aquellos que quieren perpetuar de la manera que fuere un Islam totalmente deformado y corrupto que sigue a la letra las consignas de su fundador, quien con la colaboración imprescindible de M. Hempher fundó la doctrina del wahabismo a sangre y fuego.

He aquí un artículo de las correrías de este adalid de los santos lugares, custodio de la Kaaba y de la mezquita del Profeta – sobre él la plegaria y la paz -; llamado MBS pues nombrarle de otra manera no le conviene. Un artículo extraído de la obra de dos periodistas del NY Times titulado «Sangre y petróleo».

https://www.elmundo.es/loc/casa-real/2020/09/18/5f638d55fc6c83d4418b4581.html