17 junio 2024
Nuevos Musulmanes

Las estrellas fugaces

Abdul Karim Mullor

Las estrellas fugaces

Hemos colocado constelaciones en el cielo y las hemos hecho hermosas para los que las miran.
Y las hemos protegido de todos los demonios lapidados.
Pero excepcionalmente hay quien se introduce a escondidas para escuchar y es perseguido por una estrella fugaz visible.
(15-16 a 18)

Este es un claro ejemplo de tantas y tantas situaciones que podemos ver claramente un día y otro día produciéndose en nuestro mundo.

El mundo de la materialidad (ˤalam kaẓafa o mundo grosero) nos presenta una realidad limitada a lo que podemos captar a través de los sentidos y comprender con la mente. Sin embargo, la realidad es otra. No la podemos contemplar plenamente,  así como tampoco podemos retener la vista mirando al sol, cara a cara, de miedo de quedarnos ciegos.

Si, como acabamos de decir, no podemos plantar cara directamente a la luz del Sol, ¿cómo entonces podríamos visualizar la realidad, la cual es mucho más fuerte y luminosa que el propio astro que nos da luz?

De estos pasajes del Corán habremos de retener que las órdenes divinas son perseguidas por los demonios. Lo hacen a fin de ejecutar sus oscuras acciones y documentarlas con apariencia de verdad.

Es por eso que el Libro de Allâh dice:

He visto que ella y su pueblo adoraban al Sol al lado de Dios; Satanás ha embellecido sus obras a sus ojos; les ha apartado de la verdadera ruta, de modo que no están dirigidos… (27-24)

Para los que no creen en la vida futura, hemos embellecido sus obras a sus propios ojos; están como aturdidos (27-4)

Un hadiz dice sobre esto:

Lo que más ama šaytan es mezclar la mentira con la Verdad

Otro hadiz dice sobre las estrellas fugaces:

Algunos compañeros del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijeron a ˤAbdu-l-Lâh Ibn Abbas que vieron una estrella fugaz cuando se encontraban sentados en compañía del Profeta; entonces, éste les preguntó:

“¿Qué es lo que solíais decir cuando veíais esto antes del Islâm?

Ellos respondieron: “Decíamos que un gran hombre acababa de nacer o de morir en esa misma noche »

El –  sobre él la plegaria y la paz – nos dijo:

Ellas no caen ni a causa de una muerte o de un nacimiento de nadie, sino que cuando Allâh decreta algo los ángeles del Trono redoblan sus alabanzas y adoración.

Y los ángeles de cada cielo glorifican a Allâh hasta que sus alabanzas alcanzan el cielo inferior. Es entonces que los ángeles del cielo inferior al de los ángeles que  soportan el Trono preguntan a estos:

“¿Qué ha decidido vuestro Señor?”  

Estos últimos les informan sobre ello. Y así los ángeles de cada cielo inferior van preguntando a los del cielo inmediatamente anterior hasta llegar al cielo más bajo.

Es entonces que los diablos escuchan e informan de ello a sus fieles (magos, adivinos, etc.). Entonces, los demonios que de ello  informan son lapidados con meteoritos.

En realidad lo que dicen estos demonios es cierto; aunque no obstante se encuentra deformado porque ellos añaden y quitan de ello según su conveniencia.
(Muslim  At-Tirmidhi ,t An-Nasaï dans ‘As-Sunan al-kubra)

En diversas ocasiones me habéis encontrado avisando a los musulmanes sobre los diablos humanos que se hacen pasar por gente de conocimiento. Lo hacen enseñando cosas deformadas por el placer de manipular las voluntades y de obtener poder.

Es cierto que estos diablos humanos oyen y ven cosas que no pueden visualizar la mayoría de los seres humanos. Pero también es cierto que ellos han escuchado una serie de verdades deformadas procedentes de esos diablos de naturaleza de genio que juegan con ellos a su guisa y manera.

Los peores de estos diablos humanos que escuchan y trabajan con los congéneres de naturaleza de genio son aquellos quienes mezclando mentira con verdad intentan hacerse cargo de las voluntades y de las confianzas de las gentes.

Esto último se da en grupos de naturaleza sectaria; tomando más apariencia de realidad cuando sus enseñanzas se entremezclan con las del Islâm. De ahí el hadiz del que hemos hablado de que los más perversos de los diablos son aquellos que mezclan mentiras con verdades. Verdades para que todo el mundo crea en su autenticidad. Mentiras, para utilizar dichas verdades al servicio del mal y del vicio que se enracina en lo más recóndito del alma humana (nafs).

Por ello, siempre digo que si alguien va a dejarse guiar por otro ha de tener una prueba Divina suficiente sobre su autenticidad y veracidad. Y esta prueba viene siempre de lo alto, de una de las maneras en las que Allâh se comunica con su siervo sin que deje lugar a dudas. Los que tienen experiencia de esto saben de lo que estoy hablando. Los que no, que se cuiden muy mucho de poner en tela de juicio estas palabras.

Estos diablos humanos siempre andan exigiendo dinero, o una obediencia ciega que raya lo indecente. Intentan anular con ello la personalidad de todos cuanto a ellos se acercan a fin de tenerlos mansamente a su disposición.

Muchos no se aperciben de que estos diablos lo son en realidad. Caen en sus redes al igual que el pescado cae en la trampa del pescador mediante el cebo.

Claro que, el que es diablo,  diablo es. Y el que es siervo de Allâh y es sincero, ese nunca será engañado; pues Allâh le protegerá en base a que él  ha puesto en su Señor toda su confianza y amor.

Mira hermano/hermana dónde estás tú en todo esto, y actúa en consecuencia.

Y el éxito está junto a Allâh.