19 julio 2024
Hadiz

Las claves para el momento de la aparición del Mahdi

Abdul Karim Mullor

Las claves para el momento de la aparición del Mahdi

En otras ocasiones hemos hablado de la aparición del Mahdi al Muntaẓar (el esperado), y nos hemos centrado en las características del personaje y de sus auxiliares en la misión que Allâh le confiará.

Hoy nos vamos a concentrar en los preliminares, y, sin intención de hacer de adivinos, vamos a evaluar en qué condiciones podría darse su venida.

Hemos dicho, y sostenemos hoy, que su venida es inmediata. Justificamos esto con una serie de hadices que podréis encontrar en este análisis sobre el cómputo del Fin de los Tiempos que hicimos en su día y que aquí tenéis de nuevo a vuestra disposición.

Independientemente del aspecto temporal, hoy queremos enfocarnos en las condiciones en las que se encuentra hoy el mundo y en aquellas en las que se encontrará en el momento de su venida. Y la verdad es que no vemos diferencia entre las unas y las otras, si no es por la sospecha de que pueda levantarse un gran conflicto mundial de graves consecuencias.

Con respecto a esto, dijimos que hay un libro de hadices titulado “ˤAllamatu-s-saˤa” (Los signos de la Hora) que estamos seguros se le ha adjudicado a Abdul Malik al Muttaquim al Hindi de manera fraudulenta allá por los siglos XVI o XVII. Es un libro en el que se encuentran hadices verídicos mezclados con otros inventados. La venida del Mahdi siempre ha levantado pasiones y todos le han querido en su país y en su familia. Por ello algunos han inventado hadices pensando erróneamente que había llegado el tiempo de su aparición.

Uno de esos hadices, yo creo que inventado, pero Allâh sabe más, aseguraba que el Mahdi vendría cuando quedara aproximadamente una tercera parte de la gente de la Tierra, habiendo muerto o desaparecido el resto. Y este hadiz tiene todas las trazas de ser inventado, aunque nos deja lugar a la duda, vista la situación crítica ante la que se encuentra el mundo en un estado que podemos calificar de “preguerra”. Una guerra mundial, todos sabemos esto, si estallara, podría dejar secuelas terroríficas.

Esto es pues una posibilidad, nada descabellada por cierto, aunque nos inclinamos a pensar que eso no llegará a suceder. Puede que El Mahdi aparezca antes de que estalle; puede que aparezca en medio del conflicto; puede que lo haga inmediatamente después.

No lo sabemos, no lo podemos vaticinar. Todo depende de lo que Allâh quiera hacer con Su mundo, y nosotros ante esto no tenemos nada que objetar.

Las condiciones para su aparición están todas presentes. Es más, todas aquellas torpezas por las cuales Allâh castigó a la tierra en la época de Nuḥ, y a pueblos determinados en las épocas de Hud, de Šwayb, de Lut, de Mûsâ, sobre ellos la paz, se dan de manera simultánea en esta época.

Estamos en una época de injusticia, en la que se anuncia Libertad sin medios para ejercerla. Una época en la que el plan de destrucción del hogar sagrado de las familias está marchando a velocidad creciente. El rico estafa al pobre. El que mata no sabe porque mata, y el que es matado no sabe por qué lo ha sido. El genocidio más deleznable es aplaudido por muchos. La mentira sube a las cátedras, a los estrados, a lo púlpitos. Resumiendo, hay todo de todo a lo que se pueda llegar a nivel de injusticia.

Es este un cuadro por él mismo suficiente para ser el escenario de la inminente venida del Mahdi. Vendrá con un poder de Allâh al que nadie se podrá oponer. Un poder mayor que el de las armas más letales, que el de los ejércitos mejor pertrechados, que el de los gobernantes más poderosos, que el de los magnates más acaudalados, que roban sin cesar, minuto a minuto.

Poco importa que estalle una guerra mortífera o no lo haga. Las condiciones están ahí, se cumplen todas. Solamente queda saber cuál es el escenario y el momento precisos que Allâh escogerá, en función de Su Sabiduría Divina y de Su saber hacer con cada uno de nosotros y con todos en general.

El que tenga la ventura de leer estas palabras, que se prepare. No sea que llegue el Mahdi y pierda el privilegio de ser de los primeros en reconocerle y seguirle. No estamos bromeando. Vuelvo a decirlo, no somos adivinos, pero sabemos que su salida es inminente.

El mundo está dormido ante el conflicto que se avecina. ¿Cómo podría estar pendiente de la venida del Mahdi?

Tomará a todos por sorpresa. Liquidará los asuntos con premura. Aportará una Orden de Allâh ante la que nadie podrá oponerse.

¡Aun no somos conscientes de lo crítico de los tiempos que estamos viviendo!

¡Preparémonos pues! ¡Pronto veremos! In ša’a Allâh.