Las abrogaciones tiyánicas

Por Abdul Karim Mullor

Hermanos/as

En el Nombre de Allâh, el Todo Misericordioso – el que extiende Su Misericordia

Y la plegaria y la paz sobre nuestro amado Muhammad, su familia y compañeros

Hoy ha aparecido un video en el que se explica que una Tariqa (en este caso la Tiŷaniyya) abroga todas las otras existentes, incluida la Shadiliyya y la conversión natural de ésta en Darqawiyya, ˤAlawiyya y ˤAlawiyya Gawziyya. Y aunque tengamos buenos amigos tiyanis, faltaríamos a la verdad sino dijéramos que esto es un invento sin fundamento alguno.

Allá donde alguien quiere darse la exclusividad no hay conocimiento; allá donde se quieran recortar, modelar y encauzar los Dones divinos solamente hay palabra hueca sin contenido, y una necesidad de destacar para, sintiéndose exclusivo, encumbrar ese nafs al que solamente de palabra se dice combatir.

Estas palabras contradicen el Corán y la Sunna de manera, podemos decir, bastante torpe, pues ya el Corán reprime fuertemente a aquellos quienes intentan limitar las Gracias divinas, como en esta aleya:

Dicen los judíos: La mano de Dios está encadenada. ¡Que sus manos sean encadenadas y sean malditos por lo que dicen! Por el contrario Sus dos manos están abiertas del todo… (5-64)

Y aunque, en toda evidencia, no queremos comparar a los tiyanis con los judíos, esta aleya al menos si pone en guardia sobre la actitud de aquellos que pretenden dirigir los dones Divinos a donde a ellos les interesa. Si convienen conmigo en que Allâh es Todopoderoso déjenle hacer y síganle, a Su manera. Pero ¿quién escucha hoy a Allâh cuando hay intereses por medio?

Es esta una actitud, bastante infantil por cierto, que denota una debilidad de facto que necesita ser suplida con manifestaciones rimbombantes para hacer creer que se tiene algo.

El Profeta – sobre él la plegaria y la paz -, nos dice el siguiente hadiz recogido en la Ŷamiˤa-ṣ-ṣagir de Ŷalaluddin Suŷuti:

No faltarán nunca al menos cuarenta de mi Umma con el corazón de Ibrâhîm, de tal manera que si uno de ellos muere, Allâh lo sustituye por otro. Por ellos recibís la lluvia y el sustento[1]

Hoy, como hemos dicho en múltiples ocasiones, no conocemos tariqa alguna, entre las más conocidas, incluida la Tiyyaniyya en la que haya una verdadera transmisión espiritual. Sí la hay en reducidos grupos, puede que nacidos de esas tariqas, pero que trabajan aparte. Pero tampoco nos duele en prendas decir que, hoy por hoy, nosotros no conocemos ninguno otro que en el que transitamos por la Gracia divina. Esto no quiere decir que no exista (Allâh sabe más) sino que nosotros no lo conocemos, que si existe bien escondido debe de estar.

Lo que digo aquí y hoy, por si existiera alguna duda, se lo puedo decir en persona a aquel que los tiyani tienen por chayj. Al Hamdu li-l-Lâh, nadie nos impresiona y tenemos entereza y empaque suficiente para emplazarnos delante de quien fuera necesario, pues a fe que decimos la verdad. Al final, todo se hará por evitar que esos encuentros lleguen a producirse, pues el resultado podría llegar a ser altamente comprometedor para aquel, quien no pudiendo argumentar sus palabras se viera desbordado por la Verdad. Con lo cual esa abrogación pudiera ser que cambiara de bando y entonces saliera a la luz que ella no fuera más que una farsa. Una de tantas.

Efectivamente, lo es, ya que es una falta considerable de respeto a los awliyya de Allâh que han venido después de Sidi Ahmad Tiyyani, quienes como el chayj Al ˤAlawi ha heredado la tariqa Darqawiyya y creado la ˤAlawiyya. Y asimismo para nosotros, quienes, con el Permiso divino hemos transformado la ˤAlawiyya en ˤAlawiyya-Gawziyya.

¡Qué venga su chayj a decírnoslo en persona si tiene al menos un poco de capacidad moral! ¡Le estamos esperando! No se nos esconda, por favor. Pues como dice el hadiz:

Al denunciante corresponde el cargo de la prueba

¿Y cómo no iban a estar los musulmanes divididos, si, como es el caso, uno puede constatar la pueril idea que tienen de nosotros aquellos quiénes dicen ser nuestros hermanos? ! Lo que hemos descubierto! ¿Cómo podríamos nosotros, que hemos heredado de hombres de santidad incontestable, dejar pasar por alto, esa falta de decoro que llega hasta extremos tales de despreciar a gentes a las que Allâh ama y ha amado?

No hay mayor ciego que el que teje su propio velo.

Hoy, pongo en la lista de Tariqas vacías a la Tiyaniyya. Siempre con mucho amor y respeto al chayj Ahmad Tijani – que Allâh esté satisfecho de él -. Pero no a lo que viene después.

Quien no tiene Misericordia no recibe Misericordia


[1] Es decir, a causa de la Gracia que Allâh ha depositado en ellos; pues son ellos los califas de Allâh en la tierra.