27 mayo 2024
Corán

La surat Ya Sin – sus beneficios – recitación por Abdu-s-Samad

La Surat Ya Sin es la 36ava en la numeración del Corán. Consta de 83 aleyas y fue revelada en Meca. Se llama Ya Sin por las dos primeras letras crípticas por las que comienza la surat inmediatamente después de la Basmala. Es la 41ava surat por orden de revelación, por detrás de la surat de “Los genios”.

Dicha surat incide sobre la Unicidad Divina, la profecía, la Resurrección y la evocación de un acontecimiento según el cual fueron enviados dos profetas a una ciudad, aunque muchos comentaristas creen que fueron dos discípulos de Isa – sobre él la paz – que fueron enviados a Antioquía. Algunos comentaristas creen que la mención que se hace del tercer hombre que habla al pueblo diciendo que sigan a los dos enviados, se trata de un tercer profeta que era conocido como Ḥabîb el carpintero. Sea como fuere, el ejemplo que nos da la surat es claro, y se trata de la adoración a Allâh como Único, sin copartícipe.

Debemos recordar que una de sus aleyas salvó al Enviado de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – de la muerte, ayudándole a pasar inadvertido entre un buen número de personas que buscaban su muerte, en aquel episodio en el que Sayyidina ˤAlî – que Allâh ennoblezca su rostro – ocupó por él su lecho para disuadir a quienes vinieron a quitarle la vida inmediatamente antes de hacer la Hégira junto con Abu Bakr – que Allâh esté satisfecho de él. Esta aleya es la siguiente:

Hemos puesto una barrera por delante de ellos y otra por detrás y les hemos velado, no pueden ver. (9)

Mientras esto recitaba tomó un puñado de arena que arrojó a los rostros de los que vinieron a quitarle la vida, y Allâh les cegó para que no se dieran cuenta de que estaba pasando entre ellos.

Anas transmitió que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijo: 

إن لكل شيء قلبا, وقلب القرآن يس, ومن قرأ يس كتب الله له بقراءتها قراءة القرآن عشر مرات

“Ciertamente, todas las cosas tienen un corazón, y el corazón del Corán es la surat Ya Sin. Quienquiera que la recite, Allâh le escribirá por dicha recitación como si hubiera recitado el Corán diez veces” 

Repertoriado en el Sunan del Imâm At-Tirmidhi, numéro 2887

El Profeta nos ha recomendado vivamente recitarla a fin de aprovecharnos de sus beneficios.

Es muy recomendable recitarla frente al agonizante y cuando se visitan las tumbas.

Según transmite Ma’aqal Bin Yassir, el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijo:

“Leed la surat Ya Sin a aquellos que se encuentran en la agonía”.

Según otros hadices, por cada letra leída de dicha surat, 12 ángeles pedirán perdón por el moribundo, y asistirán a su entierro. Se dice asimismo que cuando uno está en la agonía, si es leida Ya Sin delante suya un ángel le traerá una bebida del Paraíso para aliviarle.

Transmitió Ŷaˤfar Sadiq que la persona que recita la surat YaSin por la mañana estará protegido contra todo mal a lo largo de toda la jornada. Mientras que, aquél que la lee por la noche estará protegido por 70 mil ángeles.

Aˤiša transmitió que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijo:

Quienquiera que recite por la mañana y por la tarde la surat Ya Sin, la surat Al Mulk y la surat Al Waqiˤa, Allâh le concederá prosperidad y facilidad.

Por último debemos transmitir estas palabras de Aˤiša – que Allâh esté satisfecho de ella- según Nasr A-s-Sadjzi:

“El Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: Hay en el Corán una surat llamada junto a Allâh “la gloriosa”; aquél que la memoriza es llamado “el noble” junto a Allâh. Quien la memorice intercederá el día de la Resurrección en favor de gentes más numerosas que las de Rabia y Mudar. Se trata de la surat Ya Sin.”

Por último, quisiera decir que la Surat Ya Sin, no es difícil de memorizar, incluso para los no árabes, y que este esfuerzo, si se realiza con denuedo e interés no hay duda que nos reportará muchos más beneficios que si hubiéramos nacido en un país de lengua árabe.

Animo entonces.

¿Quién mejor para recitarnos la Ya Sin que el mejor de los recitadores del Corán del siglo XX, con su incomparable voz y su pausado recitar:

Abdu-l-Basit Abdu-s-Samad