17 junio 2024
Nuevos Musulmanes

La Siyara o viaje espiritual

Abdul karim Mullor

La Siyara o viaje espiritual

Se trata de un viaje realizado con un sentido preciso. Para que produzca efecto, se ha de acometer buscando la Guía, la Ciencia, la Baraka o cualquier otro bien de tipo intangible e interiormente enriquecedor y completamente justificable.

El Profeta – sobre él la plegaria y la paz – dijo:

Busca el Conocimiento aunque tuvieras que ir a China para obtenerlo.

Esto no quiere decir que el Conocimiento se encuentre en China, sino que se ha de estar dispuesto a ir dondequiera que sea para obtener el Conocimiento, esté donde esté.

A este tipo de viaje se le llama “siyara”.

El Šayj Al ˤAlawi – que Allâh esté satisfecho de él – decía:

Una ciudad donde no existen fuqara’[1] es una ciudad vacía

Asimismo, el šayj cuando le preguntaban sobre el viaje decía:

El mejor viaje es aquel de un viajero que dando la vuelta al mundo no habría llegado a agotar las provisiones con las que salió de su casa.

Con esto, él hacía referencia a la hospitalidad que ha de darse entre hermanos. Pues se ha de saber que la adiafa (hospitalidad) es uno de los pilares del comportamiento entre musulmanes. Tanto es así que cuando un huésped llega a tu casa, Allâh llega con él.

Las dificultades del viaje son un hecho notorio; tanto que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – manifestó que un viaje es un trozo de los penares del Infierno. Ahora bien, si el viaje es por Allâh y en el camino de Allâh la recompensa será poco menos que maravillosa.

Así pues, podemos viajar para visitar a un sabio vivo que nos enseñe el Camino de la Verdad, y asimismo podemos visitar a aquellos quienes están en las tumbas, pues el Profeta dijo que cuando nos sintiéramos agobiados visitáramos a los awliya que están en las tumbas. Allâh recompensa esta visita por el amor que El profesa a sus moradores.

Pero el mejor viaje, con mucho, es aquél que se realiza para buscar la Ciencia y el Conocimiento. La gracia divina por la que es asistido el viajero es efectiva y sobrepasa cualquier expectativa.

Pero hermanos, el peor de los desplazamientos es el de aquellos que dejan una ciudad en la que reside un sabio verdadero para ir lejos a encontrar uno de esos tantos mentirosos que hoy zumban como las moscas dándoselas de saber. Y esto forma parte a veces de una profunda ignorancia, y en ocasiones de un enconamiento rebelde personalista. Somos testigos de ello, y podemos decir que no tenemos una cura para la ignorancia y el enconamiento.

Ŷaha, cuando le preguntaron dónde tenía la oreja, pasaba el brazo izquierdo por encima de su cabeza, tomándose la parte superior de la oreja derecha con los dedos de la mano. Era esa la respuesta de Ŷaha cuando criticaba a aquellos que teniendo la Verdad cerca de sus casas se desplazan lejos en busca de la mentira.

Hoy, hermanos/as Ŷaha tiene mucho trabajo. ¡Por Allâh que es así!

¡Que desperdicio de vida el de aquel que se desplaza o viaja buscando baratijas en un país lejano teniendo un tesoro en su ciudad!

Cuando se efectúa una Siyara hay que saber que, desde que se decide viajar, hasta que ese viaje tiene término, uno es asistido por Allâh mediante un cuidado especial y solícito. Si viajamos fi sabili-l-Lâh, sin duda El estará con nosotros. Somos nosotros quienes tenemos que dar el primer paso.

La base de la rebeldía es actuar de manera contraria, es decir, primero que Allâh esté con nosotros para entonces estar nosotros con El, una vez que ha cumplido con nuestras expectativas. Este tipo de personas buscan un Dios y una religión a la carta, a medida de sus caprichos esclavizadores.

El viaje por capricho no tiene ni asistencia divina ni Baraka. Es lo mismo que el de aquéllos que se desplazan para escuchar mentiras. Es un viaje baldío realizado para cumplir con los caprichos insaciables de almas que nunca se encuentran satisfechas.

Si quieres ser asistido por Allâh has de seguir las pautas de la Verdad. Si quieres viajar para tener nuevas experiencias, visitar lugares nuevos por curiosidad, nosotros no te lo vamos a contraindicar. Pero has de saber que en el cumplimiento de un capricho nunca podrás encontrar algo especial de Allâh. Viajaste para “sentirte bien”, y esa será la recompensa de tu viaje: el bien efímero que buscabas.

Sin embargo, si tu viaje es por Allâh, por la Ciencia y el Conocimiento, entonces prepárate para recibir aquellos bienes en los que nunca pensaste; pues tu mente nunca puede llegar a imaginar cuántos y cuáles son los Favores que Allâh dispensa a quienes se apoyan en El.

Así pues, antes de emprender un viaje hazte un mapa en tu cabeza. Un mapa en el que sepas leer cuál es el motivo real de tu desplazamiento. No te puedes mentir a ti mismo, mucho menos a Allâh.


[1] Aspirantes espirituales.