27 mayo 2024
Ceuta

La situación de Ceuta

Juan Manuel Molino Laguna

La situación de la población ceutí llama la atención de manera especial por las circunstancias tan particulares del cierre de la frontera desde el mes de marzo de 2020 y la pandemia que, en su segunda oleada, deja temblando los negocios y la vida social.

Las noticias que llegan de la Asamblea de Ceuta y del Parlamento de los Diputados aumentan la incertidumbre en la población que no entendemos el enfrentamiento permanente de los políticos que están cobrando para gestionar que las personas vivamos en buena convivencia y nos llegan tensiones y discrepancias ideológicas como única aportación de la clase política que deja en evidencia, para escándalo de los ciudadanos, que el sistema político es como una gran OFICINA DE EMPLEO ideológico donde las clientelas de unos y otros viven de espaldas a la realidad. (En época de la Revolución Francesa aún no se había cernido sobre Europa la sombra del Comunismo y, sin embargo, la que entonces provocara la mayor reacción de guerrillas frente al enemigo exterior y alentara, no sólo en España sino en la Europa de entonces, la más grande UNIDAD frente a un enemigo común que fue la INVASIÓN NAPOLEÓNICA que aspiraba a adueñarse de Europa y del Imperio Español).

¿Qué nos está pasando en 2020 en medio de una pandemia y de la mayor manipulación informativa de la prensa y de internet?

Comparto con Antonio Muñoz Molina que “LA POLÍTICA ESPAÑOLA ES TAN DESTRUCTIVA COMO EL VIRUS. Contra el virus llegará una vacuna, pero contra el veneno español no parece que haya remedio. Si no hacemos algo, esta gente va a hundirnos a todos”.

Estamos viviendo los últimos estertores de un sistema capitalista y globalista que, ignorando su propia trampa del INTERÉS por encima de TODOS, ha provocado que un sistema COMUNISTA, como el de China, se haya apropiado del juego financiero para espantar los capitales extranjeros en su territorio y adquirir a saldo de ganga la mayor participación extranjera en su propio beneficio. Entre tanto, el virus, campando a sus anchas por todo el Planeta. Y nuestros políticos, muy ajenos al sentir del pueblo, no sólo están centrados y obsesionados por salirse cada uno con su razón. ¿Hasta cuándo esperaremos unirnos como en Fuenteovejuna TODOS A UNA?

El hartazgo de los ciudadanos es MAYÚSCULO y los políticos ni se enteran ni quieren enterarse. Baste como botón de muestra nuestra querida ciudad de Ceuta. En una extensión de terreno de unos 21 kms2 se percibe que la clase política vive de espaldas a las situaciones reales y más preocupados por sus respectivos intereses.

¿Acaso todo el aparato burocrático, que es enorme, no tiene la obligación de hacer que las distintas áreas funcionen desde el punto de vista ético y estético? Si la cara es el espejo del alma y se ve tanta suciedad por todas partes, y no hay semana que alguna barriada no denuncia en prensa el abandono de la limpieza, pareciera que los políticos tienen anteojos que les impide ver lo que los ciudadanos de a pie no podemos dejar de ver.

Y uno se pregunta sobre las partidas de dinero provenientes de la Unión Europea dirigidas a un territorio tan pequeño ¿cómo y quién lo controla? Si cada responsable de la Asamblea no presenta las necesidades de su área para corregir lo que urge corregir ¿a qué están esperando?

Los ciudadanos observamos el abandono de la limpieza por todas partes. ¿O los políticos sólo ven lo que les enfrenta ideológicamente entre ellos?

¿De qué manera podemos los ciudadanos ayudar a que se produzcan cambios sin tener que volver a métodos desfasados como el cadalso? ¿Es de recibo que no se respeten las reglas del juego democrático? ¿No se les cae la cara de vergüenza a los políticos cada vez que emplean su voz para insultar y ridiculizar a su contrario ideológico? ¿Es posible que seamos testigos de la mayor manipulación del lenguaje para excluir a la mayoría de los ciudadanos de la gestión de los recursos de los impuestos? ¿Cómo es posible que a un ciudadano le pongan una multa de tráfico y si no la paga Hacienda se la cobra de su cuenta bancaria y los políticos que desvían fondos públicos o prevarican no sean cogidos inmediatamente por Hacienda?

Cuesta creer tanto despropósito en la clase política.

¿Qué están considerando los Gobiernos de todos los países si no es prioritario acabar con el hambre y la falta de vivienda en un sector de las poblaciones?

¿A dónde miran los Gobiernos cuando vemos a jóvenes huyendo de sus países sin que se ponga en su sitio a sus gobernantes exigiendo una mejor justicia distributiva? Necesitamos que un Organismo Mundial obligue a cada gobernante a ponerse en su sitio y corregir el actual ritmo de emigración descontrolado que amenaza con desestabilizar a todo el Planeta.

No es de recibo que se invierta tanto dinero para reconstruir restos y testimonios del pasado e, incluso, iluminar monumentos con excesiva contaminación lumínica mientras haya personas que mueren de hambre y carecen de sus necesidades básicas de alimentación y cobijo.

¿Tanto ha influido en el Planeta el calvinismo de las Finanzas para instalar el nuevo Olimpo de Dioses presidido por LA BOLSA, como diosa impertérrita y extremadamente sensible si no sirven sus intereses?

¿Estará alentando la clase política un levantamiento popular frente a tantos despropósitos?