18 abril 2024
Fiqh y jurisprudenciaNuevos Musulmanes

La religión es el buen consejo

A-s-salamu alaykum

En el Nombre de Allah, el Todo Misericordioso, el que Manifiesta Su Misericordia.

Y la plegaria y la paz sobre el Profeta, su familia y compañeros

Hay un hadiz que dice:

La religión es el buen consejo – A-d-Dinu nasiha

La mayoría de las veces se escuchan las palabras del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – y no se reflexionan sobre su significado, pues, como dice el Corán:

«El hombre invoca el mal con la misma facilidad con que invoca el bien: el hombre es muy precipitado.” (17-11)

He aquí una prueba definitiva para desconfiar de nosotros mismos, de nuestras facultades, de nuestras posibilidades. Es más, aún esta aleya nos aclara más sobre el estado real del ser humano:

Y yo no digo que mi alma sea inocente pues es cierto que el alma ordena insistentemente el mal, excepto cuando mi Señor tiene misericordia.
Es verdad que mi Señor es Perdonador y Compasivo.
(12-53)

El orgullo personal no sirve para nada frente a afirmaciones como estas que completan otros versículos del Corán diciendo que todo lo bueno viene de Allah y lo malo de nosotros mismos. O como aquella aleya que dice que no se nos ha otorgado sino un poco de conocimiento.

Pero volvamos al hadiz:

La religión es el buen consejo

Y reflexionemos sobre un punto crucial. ¿Cómo dar un buen consejo si se nos ha dado un poco de conocimiento? ¿Quién o quiénes pueden tener suficiente sabiduría y conocimiento para dar ese buen consejo? ¿Cómo saber si el consejo es bueno o malo? Es en esto en lo que casi nadie piensa cuando lee y reflexiona sobre este hadiz. Siendo, como es, en realidad, lo esencial.

Efectivamente, no todos, sino pocos tienen la capacidad de dar el Buen Consejo. Y es por este motivo precisamente que el Corán de nuevo nos da la solución diciendo:

Preguntad a las gentes del Recuerdo (ahlu-d-dikre) si vosotros no sabéis (Los Profetas 8)

¿Quiénes son entonces estas gentes del recuerdo y cómo localizarles?

A esta pregunta, de nuevo el Libro de Allah se apresura en nuestro socorro; y no solamente el Libro de Allah sino la Sunna de Muhammad – sobre él la plegaria y la paz-. Tanto las aleyas del Corán como los hadices nos ayudan a localizar a estas personas quienes gozan de unas características y cualidades bien definidas. He aquí ambos, Corán y Sunna, de los que exponemos solamente algunas aleyas y hadices los cuales nos serán de utilidad para localizar a estas gentes del recuerdo tan codiciadas y necesarias en una época como esta:

Aquellos que recuerdan a Allah de pie, sentados o recostados sobre sus costados y constantemente reflexionan sobre la creación de los cielos y la Tierra, y dicen: ¡Señor nuestro! No creaste esto sino con una sabia razón ¡Glorificado seas! ¡Sálvanos del castigo del Fuego!» (3:190-191).

que es una Recitación noble(77)en un Libro oculto(78)que no tocan sino los purificados(79) – surat 56

hombres a quienes ni el negocio ni el comercio distraen del Recuerdo de Allah” 24-37

En verdad los creyentes son aquellos quienes cuyos corazones tiemblan a la mención del Nombre de Allah” 27-226

«Los siervos del Misericordioso son aquéllos que caminan por la tierra humildemente y que cuando los ignorantes les dirigen la palabra, dicen: Paz.

Y los que pasan la noche postrados y en pie, por su Señor. 25- 63 y 64

En casas que Allah ha permitido que se levanten y se recuerde en ellas Su nombre y en las que Le glorifican mañana y tarde. Hombres a los que ni el negocio ni el comercio les distraen del recuerdo de Allah, de establecer el salat y de entregar el zakat. Temen un día en el que los corazones y la vista se desencajen (24 – 36 y 37)

Según Abu Hurayra – que Allah esté satisfecho de él -, el Enviado de Allah – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: “Allah dispone de ángeles nobles quienes recorren la tierra en busca de las asambleas del Recuerdo (dikr); cuando encuentran una de ellas, la rodean y se colocan unos por encima de los otros, cubriéndolas con sus alas superpuestas hasta el cielo. Allah – ta’ala – se dirige entonces a ellos: – ¿De dónde venís?

– Venimos de la compañía de Tus siervos quienes Te glorifican, Te magnifican, Te alaban, afirman Tu Unicidad, Te suplican y buscan Tu protección, responden los ángeles.

– ¿Que me piden? (y él lo conoce mejor que ellos)

-Te piden el Paraíso

-¿Lo han visto?

-No, ¡oh Señor!

– ¡Que dirían si lo vieran! ¿De qué quieren que Yo les proteja? -Del fuego

-¿Lo han visto?

-No. -¡Que dirían si lo vieran!

Después El añade:

– Sed testigos de que Yo les he perdonado, les he concedido lo que Me piden y les he protegido de aquello de lo cual temen. Los ángeles intervienen entonces:

– Señor nuestro, un siervo tuyo pecador se encuentra entre ellos. Pasaba simplemente por allí y se ha sentado con ellos. Entonces Allah les responde:

– Yo le perdono también, pues forma parte de un grupo cuyos componentes no serán nunca desdichados.” (Muslim y Hakim)

Bayhaqi relata de Anas – que Allah esté satisfecho de él – como el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: Invocar a Allah – exaltado sea – en compañía de un grupo de gentes, de la plegaria del alba hasta la salida del sol, me es más agradable que todo éste bajo mundo y cuanto él contiene. Invocar a Allah – exaltado sea – en compañía de un grupo de gentes, de la plegaria del ‘Asr hasta la puesta del sol, me es más agradable que todo éste bajo mundo y cuanto él contiene”

El Profeta ha dicho igualmente – sobre él la plegaria y la paz – : He aquí que Allah – exaltado sea – proclama: «El día de la Resurrección, se sabrá distinguir a los nobles de aquellos quienes amasan» Alguien dijo entonces: “¿Quiénes son los nobles, Enviado de Allah? – Las gentes de las asambleas de Recuerdo, respondió el Profeta”- Kanz al Ummal 1931

El ha dicho – sobre él la plegaria y la paz -:

A la derecha del Misericordioso – en realidad Sus dos Manos son diestras -, se encuentran hombres quienes no son ni profetas ni mártires, y cuya claridad de rostro deslumbra a todo quien les mira. Los profetas y los mártires les envidian a causa de su plaza y de su proximidad a Allah – exaltado sea. Alguien le preguntó: – ¿Quiénes son ellos? – El Profeta respondió: “Es una asamblea de personas pertenecientes a clanes diferentes, quienes se reúnen en vista del Recuerdo de Allah, escogiendo decir las mejores palabras, así como un goloso no selecciona sino los mejores dátiles” Hakim y Kanz al Ummal

El ha dicho – sobre él la plegaria y la paz – : “Multiplicad la invocación de Allah hasta que los hipócritas digan: Es un loco”; o de aquellos quienes han sido tratados de falsos devotos porque han seguido su consejo: “Multiplicad la invocación de Allah hasta que los hipócritas digan: Eso es ostentación” – Ibn Hanbal y Tabarani