13 abril 2024
Editorial

La Noche del Decreto – explicación de la Surat.

Abdul Karim Mullor

La Noche del Decreto – explicación de la Surat.

Muchos han traducido mal la palabra Qadr. Su traducción correcta es “Decreto”, y no “Destino” como algunos lo hacen de manera equivocada. El Destino es solamente una parte del Decreto, y éste abarca todo cuanto ha sido decidido por Allâh.

No obstante, en la vida del Ser humano existen varios decretos y un solo destino. Este se refiere al final, mientras que lo decretado nos llega en cualquier momento y/o para cualquier asunto.

Hablamos ya en otra ocasión de la adulteración coránica voluntaria que hemos denunciado en varias ocasiones. Pero hoy, no es este el tema central que hemos de tratar.

Ha aquí el texto original de la surat en árabe:

Y ahora, a continuación, he aquí su traducción exacta y sin mácula.

En el Nombre de Allâh, el Todo Misericordioso, el que asigna Misericordia.

Ciertamente, lo hemos hecho descender en la Noche del Decreto

¿Y cómo hacerte saber lo que es la Noche del Decreto?

La Noche del Decreto es mejor que mil meses.

En ella descienden los ángeles y el Espíritu con la Orden de tu Señor para todo asunto.

Paz, ella dura hasta el despuntar del alba.

Y ahora, comentemos el contenido con la ayuda de Allâh Altísimo.

Ciertamente, lo hemos hecho descender en la Noche del Decreto

El término “innâ (ciertamente) designa un realidad sin dudas. Allâh, inmediatamente a continuación de la Basmallâh, comienza el texto de la surat por “innâ, a fin de alejar cualquier duda de que el Corán ha descendido de una sola vez desde el “Lauḥu-l-Maḥfuẓ (La Tabla bien guardada) hasta el corazón de Muḥammad con la ayuda de sayyidinâ Ŷibril (sobre él la paz).

El hecho de que las aleyas vayan mostrándose una a una, desde la primera revelación en la gruta de Hira, hasta la última de ellas en el día de Arafat del Peregrinaje del Adiós, es porque el Libro iba saliendo poco a poco desde el corazón del Profeta al exterior, mediante la ayuda de Ŷibril.

¿Y cómo hacerte saber lo que es la Noche del Decreto?

En cuanto a la pregunta pronunciada por Allâh al Profeta en la que le indica cómo explicarle la importancia de esa noche, es formulada como preámbulo de realce y nobleza para todo cuanto sigue a continuación.

La Noche del Decreto es mejor que mil meses.

Y bien, Allâh nos dice que la Noche del Decreto es mejor que mil meses.

No es cuestión aquí de aplicarse a cuantificar las noches que abarcan mil meses y considerar una equivalencia de orden matemático. Allâh no habla de un valor cuantificable. Simplemente, El – alabado sea – nos dice lo enorme que puede llegar a ser esa noche.

Una noche a la que el mismo Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha equiparado al día de su nacimiento. En un hadiz, Muḥammad nos anima a ayunar los lunes puesto que es el día en el que él nació y en el que fue revelado el Corán.

Y como este libro y esta religión son para gente inteligente, cualquiera que goce de un mínimo de sensatez realizará que al poner ambos acontecimientos en el mismo plano, en el mismo hadiz, el Profeta estaba hablando, con suma humildad, de la importancia del día de su nacimiento. Solamente los que viven en el olvido de Allâh, o los que hablan por imitación pueden dejar de lado este importantísimo mensaje que nos aporta dicho hadiz.

Se transmitió de Abu Qataadah al-Ansaari – que Allâh esté satisfecho de él – que se le preguntó al Mensajero de Allâh – sobre él la plegaria y la paz – sobre el ayuno de los días lunes. Él dijo: “Nací ese día, y ese día llegó a mí la Revelación”. Muslim, 1162. 

Y bien, ¿cómo es posible que en el texto del hadiz aparezca el día del nacimiento de Muḥammad por delante de la Noche del Decreto?

Más aún, ¿cómo es posible que nadie en nuestros días haya reparado o no haya querido reparar en esto? ¿No es un error ostentoso y sumamente llamativo por lo grande y trascendental?

En ella descienden los ángeles y el Espíritu con la orden de tu Señor para todo asunto.

Allâh hace que los ángeles desciendan con la Orden divina para todo asunto. Esto reafirma aún cuanto hemos dicho sobre el Decreto y el Destino. Allâh ha “decretado” todo asunto, no ha “destinado” todo asunto. Esto pone en relieve el hecho de que traducir Qadr por “destino” en un error de talla mayor, habida cuenta de que el mismo texto de la Surat nos está dando la clave.

En cuanto a la palabra Ruḥ, que es traducible por Espíritu, es indicativa de un hecho mayor.

Y te preguntan acerca del espíritu. Di: El espíritu procede de la orden de mi Señor y no se os ha dado sino un poco de conocimiento. (17-85)

Después de estas palabras reveladas que nos indican que sobre el Espíritu nos ha sido otorgado muy poco conocimiento, podemos asegurar que el hecho de interpretar el Ruḥ como siendo “Ŷibril” es un acto de atrevida ignorancia.

¿Acaso no ha dicho Allâh cuando dio vida a Adam que insufló en él parte de Su Espíritu? ¿Cómo entonces decidir de manera ignorante que este Ruḥ al que hace alusión la Surat al Qadr puede entenderse como Ŷibril? Y más, habida cuenta de que en la misma aleya se dice que descienden los ángeles, siendo Ŷibril uno de ellos.

Paz, ella dura hasta el despuntar del alba.

Allâh no dice “Paz en ella”. Él dice Paz, y luego ella…

Aun así, “paz en ella” podría llegar a ser una interpretación plausible, aunque en interpretación se queda.

Nuestra opinión es que en esa noche se vive la Paz, y que esa paz es para nosotros.

El año anterior, en otra entrada anterior de esta web, escribimos sobre la importancia de esa noche y qué se podría esperar de ella. Podéis ver este escrito a continuación.

¡Qué Allâh acepte nuestro ayuno!