La intercesión de Muhammad

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim – En el Nombre de Allâh, el Todo Misericordioso, el que Dispensa Misericordia

Allahumma salli ‘ala sayyidina Muhammadin ‘abdika wa rasulika nabiyyi-l-‘umiyyi wa ‘ala ‘alihi wa sahbihi wa sallimu taslima 

Allâh haz la plegaria sobre nuestro señor Muhammad, Tu servidor y Enviado, el Profeta iletrado y sobre su familia y compañeros, sobre todos la paz perfecta

Una de las peculiaridades del despiste generalizado que acompaña a la comprensión de las doctrinas del Islam es tratar de debilitar la persona y prerrogativas del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – . La táctica de acoso, orquestada bien claramente, consiste en rebajar la calidad y naturaleza del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – hasta la categoría de cualquier mortal; como si para ser profeta se hubiera escogido al azar entre las papeletas que se encuentran dentro de un recipiente.

Muchos dicen: “Nosotros no necesitamos de la intercesión de nadie puesto que “nos las arreglamos solos ante Allah”. Evidentemente ellos son de aquellos cuyas nafs señorean sus personas hasta el punto de no poder distinguir lo evidente ni reconocer lo necesario para practicar la base de mínimos que se les exige en la Religión. Seguramente estar solos ante Allâh sea un privilegio que ellos no merezcan, pues su idea del Señor de los mundos poco dista de la de un colega al que se puede recurrir en toda circunstancia sin cumplir absolutamente requisito alguno. El Soberano, el Rey de reyes, no recibe a cualquiera en Su corte; pues para entrar en ella es necesario haberse despojado de todos los prejuicios, la ignorancia, la arrogancia y la autocomplacencia en los deseos de todo orden. Y sobre todo de prestarle obediencia a Él y a Su Enviado.

Rasul, como dice el hadiz, ha sido creado de la Luz de Allah, y con dicha luz muhammadi han sido creados los cielos y la tierra, e incluso el ‘arsh (Trono) y La tabla bien guardada (A-l-Lauhu-l-mahfuz). Pretender rebajar su naturaleza, aunque ello fuera solamente de una manera dialéctica, es una pasmosa muestra de ignorancia; signo inequívoco que no se conocen las preferencias de Allah, y mucho menos cuál es el Camino recto del que nos habla el Corán en la surat Al Fatiha. Se menosprecia la importancia y magnitud de Sus Palabras muy a pesar del hecho que Él nos ordena en reiteradas ocasiones obedecer al Profeta, como una extensión de las órdenes dadas por El Mismo de manera directa a través del Corán. 

La intercesión de Rasul, llamada shifa’, está contemplada en numerosos hadices sahih, y es una de las prerrogativas exclusivas de Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – con respecto a los otros profetas y enviados.

Sin embargo, la intercesión no se limita únicamente a Muhammad, sino que, como podremos constatar en varios hadices, y explicaremos más adelante en otros escritos, se nos dice como los salihin, los mártires y los amados de Allâh pueden ser intercesores en gran número de circunstancias y de ocasiones

Mi intercesión en favor de aquellos quienes hayan cometido pecados mayores estará exclusivamente reservada a las gentes de mi comunidad”. (Tirmidhi, Abou Dâoûd, Ibn Mâja) 

Abdallah Ibn ‘Omar  ha relatado que El Enviado de Allah – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho:

He debido escoger entre la intercesión y la entrada de la mitad de mi comunidad en el Paraíso. He escogido la intercesión puesto que ella es más general y satisfactoria. Ella no está reservada a los primeros creyentes, sino que concierne a todo pecador quien ha cometido malas acciones y se haya arrepentido(Ibn Maja)

Según Abu Hudayfa y Abu Hurayra, el Mensajero de Allah – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: 

Allah – exaltado sea – reunirá a las gentes. Los Creyentes permanecerán de pie hasta que se haga llegar el Paraíso muy cerca de ellos. Ellos irán entonces al encuentro de Adam – sobre él la paz – y le dirán: “Padre, pide por nosotros a tu Señor que nos sean abiertas las puertas del Paraíso”.

Adam les responderá: “¿Qué os ha hecho salir del Paraíso sino es la falta de vuestro padre? No, no es a mí a quien le ha sido dado dicho honor. Id más bien a encontrar a mi hijo Ibrahim, el amigo íntimo de Allah”

Ellos irán pues a encontrar a Ibrahim quien les dirá: “No es a mí a quien corresponde este honor. Yo no he sido el amigo íntimo de Allah sino detrás de un velo. Id más bien a encontrar a Musa a quien Allah ha dirigido directamente Su palabra”.

Irán a ver a Musa quien les dirá: “No es a mí a quien corresponde este honor. Id a buscar a Isa, el Verbo de Allah y Su espíritu”.

Jesús les dirá: “No es a mí a quien pertenece dicho honor”.

Ellos irán entonces a ver a Muhammad quien se levantará y he aquí que le será permitido abrir las puertas del Paraíso. (Sahih Muslim) 

Según Abu Hurayra, el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: 

La wasila(intercesión) es el grado más elevado en el Paraiso (Sahih Muslim)

Según Abdallah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘As, el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: 

Pedid por mí la Wasila (intercesión), pues es un grado del Paraiso que está reservado a uno solo de los siervos de Allah. Y yo deseo ser ese siervo. Mi intercesión será en favor de quienquiera haya pedido a Allah el concederme la Wasila. (Sahih Muslim) 

No me saluda nadie sin que Allah me devuelva mi espíritu para que yo le devuelva el saludo (Abu Dawd)  

A aquel quien recite sobre mi (Allahumma salli ‘ala Muhammad), Allah lo hará por él diez veces (A-t-Tirmidi) 

He aquí una demostración de la validez y necesidad de la intercesión de Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – hacia nosotros. 

Podemos concluir, después de todo esto, que los musulmanes precisan de la intercesión de Muhammad. Y no solamente esto, sino que transitar por el Camino recto precisa de seguir las indicaciones del Profeta por medio de la práctica de la Sunna, al menos en sus aspectos más esenciales. Todo lo demás pasa inevitablemente por formular argumentos débiles y totalmente fuera de lugar, propios de inteligencias sin pulir y de un discurso sesgado de aquellos, que por cuales quiera circunstancias, buscan por cualquier medio hacerse de notar.

Seguiremos, si Allah quiere, en otros escritos tratando de los diferentes tipos de intercesión a ser tenidas en cuenta por los musulmanes en general y por los muminun (verdaderos creyentes) en particular. 

YAllah sabe más. 

Que Allah preserve a la Umma de los corruptores y mentirosos sobre el Din, que Allah nos haga sabios y bien guiados. Que Allah destruya a los enemigos de Rasul y de la Umma, sean quienes sean y procedan de donde procedan. Amin. 

Salam