18 abril 2024
Corán

La importancia del cumplimiento de los pactos

La importancia del cumplimiento de los pactos

Dice el Libro de Allâh:

Y recuerda en el Libro a Ismaˤil, él fue cumplidor de la promesa y fue mensajero y profeta. (19-54)

Y cumplid el compromiso con Allâh. (6-152)

Cumplid el compromiso con Allâh cuando lo hayáis contraído y no rompáis los juramentos después de haberlos hecho y de haber puesto a Allâh como garante sobre vosotros; es cierto que Allâh sabe lo que hacéis. (16-95)

Y no vendáis el pacto que habéis hecho con Allâh a bajo precio, es cierto que lo que hay junto a Allâh es mejor para vosotros si sabéis. (23-8)

Y aquéllos que con lo que se les confía y de sus compromisos son cumplidores. (70-32)

¡Vosotros que creéis! ¡Cumplid los contratos! (5-1)

He aquí un ejemplo claro de lo importante que es cumplir los pactos. El cumplimiento de los pactos es claramente una capacidad que solamente pueden atesorar los verídicos. Aquellos que buscan sus intereses personales, los regocijos pasionales de sus deseos, quedan excluidos de este cumplimiento, pues es claro que ellos, un día u otro, se abstendrán de cumplir lo acordado.

Aseguradme seis cosas de vosotros mismos y yo os garantizaré el paraíso: sed verídicos cuando habláis, sed fieles a vuestras palabras cuando prometéis algo, si se os confía un objeto restituidlo; guardad vuestra castidad; bajad la mirada y retened vuestra mano.

(De Ubayda Ibn Samett, recopilado por Al-Bayhaqi)

La sinceridad conduce a las obras de bien, y las obras de bien conducen al Paraíso. Y el hombre no cesa de decir la verdad hasta que sea inscrito junto a Allâh como absolutamente verídico. Pero la mentira conduce a la rebelión contra Allâh. La rebelión contra Allâh conduce al Infierno. Y el hombre no cesa de mentir hasta que es inscrito junto a Allâh como un gran mentiroso.

(De Ibn Massud, recopilado por Al-Bujari y Muslim)

Aquel que no cumple los pactos queda en evidencia como una persona en la que es imposible poder confiar. Todo cuanto haga, todo lo que diga, sino cumple con sus promesas no podrán cambiar ni su persona ni su reputación. Esta última quedará seriamente dañada y las gentes de bien se apartarán de él como el que se aleja de una amenaza inminente.

Este vicio anula sus buenas obras, pues se trata de la mentira; y el mentiroso como nos dice el hadiz termina su vida con un mal fin, y en la otra vida será puesto en evidencia sin posibilidad de vuelta atrás.

El incumplimiento de pactos es absolutamente la causa de los grandes males que asolan las familias, los grupos sociales, los pueblos y naciones.

Por eso dice el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – :

De Abu Huraira que El Mensajero de Allâh –sobre él la plegaria y la paz – pasó cerca de una cantidad de comida que estaba en venta e introdujo su mano en ella y sus dedos se humedecieron.
Entonces le preguntó al responsable de los comestibles:
«¿Qué es esto dueño de la comida?»
Contestó:
«Se mojaron con la lluvia, Mensajero de Allâh.»
El Mensajero de Allâh
dijo:
« ¿Por qué no has puesto la parte mojada encima para que la gente la viese? Quien engaña no es de los nuestros»

Imaginaos que uno incumple las obligaciones del matrimonio o las familiares; ello terminará en la destrucción del hogar con todo cuanto ello conlleva.

Y si el dirigente de un grupo incumple sus compromisos. Las repercusiones de este hecho afectarán incluso a todos los miembros del propio grupo que él dirige.

Y si se tratara del gobernante de un país entero, podremos imaginar el peligro  que todo ello entrañaría para toda la población del país.

Pensemos ahora en la Religión: un pretendido sabio que enseña el mal ya que no cumplió su compromiso de mostrar el bien y la verdad. La consecuencia de ello será el extravío de aquellos quienes confiaron en él, además de su propia ruina el Día de le rendición de cuentas, pues será juzgado nada más y nada menos que por traición.

Ahora bien, si se cumplen los compromisos en la familia, en el trabajo, en el grupo social y en la nación, el orden, la paz y la justicia reinarán en la sociedad en tanto y en cuanto se sigan cumpliendo los acuerdos, no se mienta y no se traicione.