27 mayo 2024
Fiqh y jurisprudencia

La ignorancia y la imitación – El Islam falsificado

Assalamu ˤalaykum – La paz sobre vosotros

Por Abdul Karim Mullor – presidente de ACEDI

Que existe pensamiento radical en Ceuta con respecto a las doctrinas del ‘Islam es un hecho innegable. Este radicalismo procede de la ignorancia y de la imitación; la una y la otra van de la mano; pues cuando uno no encuentra dentro de sí nada de sabiduría, instintivamente recurre a gentes, quienes por saber cuatro cosas se hacen pasar por sabios. La desidia y la dejadez les hace seguir a este tipo de gentes de quienes no conocen nada; de quiénes no saben como se ganan la vida, ni si sus ganancias materiales proceden de fuentes lícitas o ilícitas.

Cuando vas a averiguar de dónde les vienen a esos pretendidos sabios los fondos para ganarse la vida, así como los medios físicos para hacer propaganda, fácilmente llegamos a países como Arabia Saudita, Qatar o Pakistán sin necesidad de hacer escala en aeropuerto alguno.

El enemigo de este fanatismo irreflexivo resulta ser el verdadero Sufismo, a saber: el que procede del Profeta – sobre él la plegaria y la paz -, del cual testimonia el Corán en decenas de aleyas, así como la Sunna del Profeta en centenares de hadices. Resulta que fueron sufíes quienes crearon las cuatro escuelas de Jurisprudencia islámica (Maliki, Hanbali, Šafi’i y Hanafi). Esto lo atestiguan las palabras del Imam Malik Ibn Anas quien dijo:

El que practica el Tasawwuf sin Šaria es un hereje

El que practica la Šaria sin Tasawwuf es un extraviado

En la práctica conjunta de ambos se encuentra todo éxito”.

Sin saberlo, estos nuevos musulmanes están renegando de las Cuatro escuelas, de las cuales todos los sabios del Islam eran unánimes en el hecho de que había que seguir una de ellas para encontrarse bajo el amparo del Islam. Pues, como dice el hadiz:

Mi ‘umma no puede estar unánime en el error

– El saber, en tanto que ciencia organizada, es de dos clases; el que es adquirido por el corazón es el más útil, mientras que aquel que se adquiere de boca en boca es una prueba contra el hijo de Adam.

(De Ŷabir, recopilado por Al-Jatib)

Esto dicho, y con el inmejorable testimonio de nuestro profeta – sobre él la plegaria y la paz -, al constatar que más del 80 por ciento de musulmanes de nuestra ciudad, y seguramente de España no conocen esto, podemos deducir la profunda ignorancia en la que se vive en Ceuta, y en todo el resto del país con respecto al Islam. Es un panorama sombrío, que no solamente afecta a la religión como tal, sino a la propia vida toda entera. Efectivamente, esta ignorancia se extiende a todos los ámbitos de la vida: la familia, las amistades, los grupos, siendo una de las causas del fracaso escolar en materia de Educación; aunque en esto último asimismo habría mucho que decir con respecto a las presiones que los muchachos y muchachas se encuentran padeciendo de los estamentos educativos. Pero esto es otro tema, que no tratamos de momento por precaución de vernos envueltos en algo que nos perjudique de manera personal.

Todo este falso Islam, ya lo hemos dicho en innumerables ocasiones, procede del Wahabismo saudita, de los Hermanos Musulmanes de Qatar y del Tabligh de Pakistán, organizaciones, que por otro lado tienen como denominador común haber sido creadas por la Masonería. Esto es historia, musulmanes, esto es historia. Desde Muhammad Ibn Abdil Wahhab, quien fundó el wahabismo con su amigo el espía británico M. Hempher, como se demuestra en la obra que os voy a mostrar, pasando por Hassan al Banna, fundador de los Hermanos Musulmanes, cuyo apellido le delata, ya que Al Banna en árabe significa, nada más ni nada menos que “Masón”, pasando por el Tabligh que no es nada más que una réplica local pakistaní de estas dos doctrinas anteriores, de las cuales el Salafismo es el hijo contrahecho.

http://www.hakikatkitabevi.net/book.php?bookCode=018

Los predicadores de estas falsedades: voy a nombrar algunos a fin de que no quede duda alguna: M. Said Alillech, Taowfiq Cheddadi, Hisham Muhammad e Isa García son los que más se muestran en nuestro país.

Los tres primeros, cuando trabajaban en Córdoba Internacional para el jeque wahabita Fawzan Junior, sacaron del Islam a tres célebres sabios de nuestra fecunda historia espiritual, a saber:

Muhiyyuddin Ibn ˤArabi (el Chayj al Akbar), Umar Ibn al Farid (el sultán de los enamorados) y Mansur al Hallajj, cuya historia es ampliamente conocida.

A este hecho innoble, apoyado por las anti islámicas doctrinas sauditas, un servidor que aquí escribe, les recriminó duramente y les reté a un debate público, a lo que ellos rehusaron, sabiendo a todas luces que les hubiera hecho callar y retroceder.

Lo mismo hice con Isa García, un wahabita argentino, quien falsificó el Corán en lo que él llamó “traducción comentada”, que no es otra cosa que una flagrante adulteración de la Palabra divina. Por supuesto que él tampoco se encontró interesado de manera alguna en que le pudiera sacar los colores en público mostrándole como lo que realmente es: un agente de Arabia Saudita y el Wahabismo, y…

En toda evidencia estos personajes no se ganan la vida descargando camiones en Mercamadrid, ni poniendo ladrillos, así como tampoco trabajan en oficina alguna, quedando así patente de que su prédica del Islam, presuntamente, es la que les provee de lo necesario, y en el caso de García, mucho más de lo necesario.

Dijo Rasulu-l-Lâh – sobre él la plegaria y la paz -: Allâh no retirará la ciencia arrancándola de las gentes, pero El la  hará desparecer tomando el alma de los sabios hasta que no quede ninguno de ellos. Entonces, las gentes tomarán por jefes a los ignorantes, y cuando se les pregunte a estos a propósito de ciertas cuestiones, se darán el aire de saber sin basarse en ciencia alguna. Ellos se extraviarán y extraviarán a los otros.

(De Ibn Umar, recopilado por Al Bujari y Muslim).

Pero el engaño no queda ahí, para que, si cabe, se extienda más la confusión con respecto a las doctrinas auténticas del Islam. Y no queda ahí porque los mismos que crearon el Wahabismo han impulsado un falso Sufismo dedicado únicamente a ser ridiculizado y desacralizado. Así nacieron los del gorrito verde (Naqshbandi Haqqani) y su fallecido falso sabio (Nazim al Kuprusi), quien en su locura llegó a declarar que era imposible que Allâh pudiera existir sin creación. Los Habibayni: el Yifri y Umar, los del bastoncito y la barba a la henna; Muhammad al Yaqoubi, quien atizó a la guerra en Siria. Los que se visten de payaso en Monte Arruit, y otros y otros que han falsificado el santo nombre del Tasawwuf para convertirlo en un circo o en una pasarela. Pero el verdadero, así como sus principios existe, y quien lo combate toma a Allâh por enemigo, tal y como dice el hadiz qudsi:

A quien perjudique a Mis awliya, Yo le declaro la guerra

Sí, es así como la Masonería, que es la religión del chaytan, ha cambiado el Islam para que los laxos, los ignorantes y los descuidados se lo crean y lo practiquen.

Decidme ahora aquellos que seguís estas falsas doctrinas, que sois masones sin saberlo ¿cuál es el legado que vais a dejar a vuestros hijos? Relegar vuestra propia responsabilidad en materia de Religión para seguir a manipuladores es una bola de nieve bajando por la ladera; cualquier cosa que toquéis se verá afectada por las mentiras que os creéis. Padecerán vuestros/as esposos/as, vuestros/as hijos/as; vuestros familiares, vuestros vecinos, vuestros amigos; y ello solamente porque no tomasteis vuestra responsabilidad delegando en personas que os cuentan embuste tras embuste porque os ven fáciles; ven en vosotros víctimas propiciatorias, dispuestas a ser sacrificadas en aras de intereses profanos que nada han de ver con la religión.

Hace poco algunos preguntabais quien era ACEDI; ahora muchos ya lo sabéis; decíais además que porqué nos escondíamos. Nunca lo hemos hecho; al contrario, mucho me temo que algunos de los que decíais esto, amparándoos en el incógnito que ofrece unos comentarios en las redes sociales, os esconderéis detrás de las bambalinas, cuando os diga que me encuentro a la disposición de quienes quieran hablar conmigo sobre Islam.

A algunos os duele que un “gauri” como yo os diga las verdades tales cuales son; gauri soy, aunque lleve 42 años en el Islam, pero ignorante, gracias a Allâh – exaltado sea -, eso no.

Ahora bien, hermanos, aunque todo esto exista, Allâh nos ha dado un cerebro, una razón para ver dónde está la falsedad. Si no queremos trabajar nuestro intelecto, nuestra mente ¿quiénes somos para faltar el respeto a propios y ajenos diciendo que esto o esto otro está prohibido? Subḥana Allâh, algunos cuanto más ignorantes son por más sabios se quieren hacer pasar.

Este es el gran problema de nuestra comunidad musulmana; problema del que derivan los demás. Se ha abandonado el auténtico Islam para adoptar el de los intereses materialistas y mundanales, convirtiendo la doctrina en un tratado de “marxismo religioso” o de “fascismo islámico”.

Y si seguimos así seremos el hazme reír de propios y extraños, seguiremos marginados, porque entre nosotros mismos ni nos aceptamos ni nos respetamos.