18 abril 2024
Nuevos Musulmanes

Ilahiya – Rububiya – Nombres y atributos

Ilahiya – Rububiya – Nombres y atributos

Cuando hablamos de estos tres términos lo estamos haciendo de aquellos aspectos que nos ayudan a conocer más a nuestro Señor, a establecer si cabe, un contacto más intenso con el Creador de los cielos y de las tierras, Quien es asimismo el Conservador garante de todo cuanto existe.

Estos tres aspectos, aparentemente diferenciados, actúan en todo momento de una manera coordinada, simultánea y global. No hay razón por lo tanto en separar uno de los otros diciendo, como dicen algunos erróneamente que hay tres unidades diferenciadas de Tawhid. Esto es un error que podemos clasificar sin lugar a dudas de herético. Toda afirmación sobre la Divinidad que sea inventada, como es este caso, entra dentro de aquello que se encuentra prohibidísimo como afirmación sobre Allâh. Debemos pues ceñirnos a lo que de Allâh dicen las dos doctrinas validadas del Islâm que son  la Ašari y la Maturidi.

Volviendo a estos tres aspectos podremos decir que Allâh lo es todo; que fuera de Él no existe nada por sí mismo, y que el orden de realidad de la existencia de la Creación es ilusorio con respecto a la sempiterna Vida y presencia de Allâh Todo Misericordioso.

No concedas tu amor sino a Allâh

Fuera de Él todo es espejismo.

Falâ tarda bi-gayri-l-Lahi ḥibba

Kullû šay’in mâ dunahu sababu.

Decía, en una de sus qasidas el Šayj al-ˤAlawi

Ilahiya

Llamamos Ilahiyya a “el ser Dios” de Allâh. Ilahiyya es Su ser, Su Esencia, Su Persona, la cual no tiene necesidad de nada, ni tampoco de seres creados. Allâh es Eterno, es Infinito, no tiene principio ni fin, no adolece de nada, es Perfecto, es Completo, no tiene carencias. Es pues, Allâh, sin otro que Él. El Principio, el Final, El Todo.

Rububiya

La Rububiya de Allâh se encuentra contenida en la Ilahiyya. Cuando Allâh crea es como Señor (Rabb). La Creación es una extensión de Su Misericordia innata. Por eso dice el Corán:

El Todo Misericordioso – ha enseñado el Corán – Ha creado al hombre y le ha enseñado la dicción (55 – 1 a 4)

Esa obra de Misericordia llamada Creación emana de El sin que Allâh pierda nada de Su Grandeza y Entidad. Se establece entonces una relación entre el Creador y lo creado que podemos nombrar como “Rububiya” (Señoreidad). Ha creado al hombre y le ha enseñado la dicción. (55-3 y 4)

Esta Rububiyya implica dos aspectos fundamentales:

El primero de ellos es la relación Señor-criatura, que es un vínculo de obediencia y de adoración. El servidor adora a Allâh en Su Ilahiyya por medio de la Rububiyya. Es decir, Allâh como Rabb nos ordena adorarle y obedecerle, dirigiendo nuestra adoración a Él como Divinidad Unica y sin asociados.

La segunda se refiere a la educación. Allâh, no solamente ordena y exige, sino que nos educa a fin de que podamos llegar a la cumbre del desarrollo de todas las facultades innatas de las que Él nos ha ornado como criaturas modelo de Su creación. Es en ese sentido que Él se muestra como “murabbi” (maestro educador) a fin de completar a la perfección Su obra en nosotros.

Nombres y atributos

Llamamos así a lo que designamos como “los 99 Nombres de Allâh”. La diferencia entre nombres y atributos es la misma existente entre Nombres de Esencia (Dat) y atributos como tales.

Nombres de Esencia son, por ejemplo:

Allâh – A-r-Raḥman – Al Quddus – A-s-Salam – Al Hayy…

Atributos son, por ejemplo:

Al Hakîm – Al Karîm – Al ˤAdl – A-l-Latif…

Son los Nombres y atributos pues aspectos de El Mismo que Allâh nos quiere enseñar a fin de que nos acerquemos a Él y le conozcamos.

Hadiz qudsi:

Yo era un tesoro oculto y quise ser conocido; por eso creé la Creación.

Son pistas que Él nos deja en un marco limitado de existencia a fin de que trascendamos este mundo y nos concentremos en el Recuerdo de aquello que fuimos cuando estábamos junto a Él y aquello que podremos ser. Y esto siempre en el cumplimiento de la educación que recibimos de Él y de la obediencia que le debemos. Si somos consecuentes con ello, entonces volveremos de nuevo a la fuente que no es otra que Él.

Estos tres principios: Divinidad, Señoreidad y Nombres y atributos, no se encuentran diferenciados unos de otros. Podemos decir que todo es Ilahiyya (Divinidad) y que los otros dos aspectos han emanado del primero sin, no obstante, separarse de el en absoluto.

¡Que Allâh nos proteja de inventarnos fantasías sobre Su Persona, El que es Inmenso e Inabarcable!

¡Que Él nos guíe con Su Gracia divina hacia el conocimiento de la Verdad, de lo que siempre fue y nunca dejó de ser a pesar de nuestra ignorancia!

¡Gloria al Eterno!