18 abril 2024
Corán

Harut y Marut – Hoy tan de actualidad

Abdul Karim Mullor

Harut y Marut – Hoy tan de actualidad

Dice el Libro de Allâh en la Surat al Baqarat

Y ahora que les ha llegado un mensajero de Allah confirmando lo que ya tenían, hay algunos de los que recibieron el Libro que se desentienden del libro de Allah, dándole la espalda como si no supieran.

Siguen lo que practicaron los demonios en el reinado de Sulayman. Pero no fue Sulayman quien cayó en incredulidad, sino que fueron los demonios al enseñar a los hombres la magia que le había sido revelada a los dos ángeles Harut y Marut en Babil.
Estos no enseñaban a nadie sin antes advertirle: « Somos una prueba, no caigas en la incredulidad”.
Así aprendieron de ellos cómo separar al hombre de su esposa.
Pero no perjudicaron a nadie sin permiso de Allah.
Aprendieron lo que les perjudicaba y no les beneficiaba y ciertamente supieron que quien adquiriera ese conocimiento no tendría parte en la Última Vida.
¡Ojalá hubieran sabido cuán malo era el precio por el que vendieron sus almas! (2-101 y 102)

Los que hayáis leído la Biblia seguramente os habréis extrañado de que, al llegar a la historia de Sulayman – sobre él la paz – haya unos pasajes en los que se le culpa de volverse durante un tiempo hacia la adoración de los ídolos. Esta calumnia contra un profeta de Allâh de parte de su propia gente es una prueba de tantas de que, tanto la Torá como el Evangelio han sido modificados por la mano del hombre. Es por ello que los musulmanes negamos la legitimidad del contenido de ambos. El mismo Corán nos advierte sobre ello.

Es por este motivo que el Corán dice:

Pero no fue Sulayman quien cayó en incredulidad, sino que fueron los demonios al enseñar a los hombres la magia que le había sido revelada a los dos ángeles Harut y Marut en Babil

Algunos sabios antiguos creen que Harut y Marut eran dos personajes venidos del planeta Venus. Según los astrónomos musulmanes este planeta experimenta unas condiciones de vida similares al nuestro. No obstante, en el Corán se dice que eran dos ángeles, pues la palabra que los describe es “malakayni”, que es el dual de “malak” (ángel). A no ser que estos dos ángeles estuvieran en Venus durante un tiempo, parece que esta teoría carece de fundamento.

¿Qué ha ocurrido entonces con esa ciencia maligna que presentaban ambos advirtiendo que era perversión y una prueba del Altísimo?

Vamos a obviar los detalles del origen de este episodio, pero si diremos que el pueblo judío estuvo cautivo de Babilonia durante el periodo 586-537 a.c.

No obstante, el reino de sayyidina Sulayman transcurrió entre aproximadamente el 965 y el 925 a.c. Esto implica que, habida cuenta que el Corán dice que los judíos siguieron lo que practicaron los demonios en tiempos de Sulayman, ellos aprendieron este arte perverso en sus relaciones con Babilonia cuatro siglos antes que ésta invadiera Judea.

Sea como fuere, Allah les acusa de haber practicado lo que aprendieron de Harut y Marut. Y, aunque pudiera ser que también los babilonios lo hubieran practicado, el pueblo que en la actualidad pervive de esa época en la que se desarrollaron aquellos acontecimientos es el pueblo de Israel.

De estos pasajes del Corán podemos extraer la conclusión de que dicho arte se fundamentaba en la magia negra y en separar al hombre de la mujer.

La existencia actual de dichas técnicas en el mundo injusto en el que vivimos demuestra que dicho arte perverso está tan o más vivo y presente que antes. Parece ser que en este mundo lo único que evoluciona y se perfecciona es el mal. Para él no hay fronteras, ni leyes ni barreras.

El mal es tomado como bien y viceversa.

Y si este arte o ciencia perversos han sido trasmitidos hasta nuestros días; ¿cómo lo ha sido hecho y dónde ha ido a establecerse y de qué manera? Es más, ¿Dónde lo podemos encontrar en el día de hoy? A decir verdad, la pregunta correcta habría de ser: ¿Dónde es que no lo podemos encontrar?

El pueblo judío

Es curioso como el alma humana puede perderse a ella misma por empecinamiento en seguir aquello que la perjudica de manera manifiesta. Más cuando alguien se vende para obtener un exiguo beneficio. Entonces  podemos concluir que adolece de aquella enfermedad que comúnmente se ha dado en llamar “maldad”. Es en ese momento que el Ser humano es capaz de obrar peor que los animales, pues estos, si cazan, lo hacen para sobrevivir. Al contrario, los seres humanos de esa categoría obran el mal por el gusto de hacerlo.

Desconocemos si otros pueblos aprendieron el arte de Harut y Marut. Diríamos que sí cuando vemos el complejo entramado hindú de dioses y semidioses; las mujeres lanzándose a la hoguera tras la muerte del marido, y los sacrificios humanos típicos del Shivaismo. Y no solamente esto, sino su especial contribución a la creación de la Masonería operativa, es decir, política.

Sin embargo, en estos pasajes del Corán se nos habla de los Banu Israil, del pueblo judío. No es difícil llegar a comprender que el éxito tenido por este pueblo en los negocios y en la política ha mucho de ver con Harut, Marut y lo que ambos enseñaron.

En el Cristianismo

Con el transcurso de los siglos dicho arte perverso se ha generalizado. En la Cristiandad ese arte se practicaba por templarios y rosacruces, quienes bajo la inocente apariencia de buscar el conocimiento espiritual, cometían todo tipo de actos siniestros y aborrecibles. Testigos de ello fueron los fundadores del califato turco, así como los musulmanes quienes hubieron de luchar contra esta diablesca, a la que los mismos mogoles hibieron de enfrentarse en algunas batallas.

La Modernidad

A los seguidores de Harut y Marut les molesta la idea de Dios. Les molesta que las gentes crean en Su proximidad y Su todo poder. Por eso inventaron el Humanismo. Podemos decir que en el siglo XV en Europa, Harut y Marut salieron de la cueva para presentarse al “gran público”.

La sociedad comenzaba a ser HarutMarutiana. El Hombre y la razón por encima de todo, dejando la figura de Dios allá sentado en los cielos, no sea que se inmiscuyera en nuestros asuntos sin preguntarnos si puede o no. ¿Qué asuntos? Enriquecerse; tomar poder y avasallar al pueblo, no tanto por medio de castigos y reprimendas, como controlando su pecunia y renta. Si estas no crecían el pueblo se encontraba atado de pies y manos. Ya no había gremios; la gente no podía prosperar; había de mendigar de los ricos y poderosos.

Y para bordar este entramado se creó la Masonería operativa a finales del siglo XVIII. En ella, a través del tiempo, se ha adorado a su dios, a un dios que ha creado una pócima seudo religiosa compuesta por retales de todas las religiones. Un engendro que no puede ser otra cosa que la religión del diablo.

Debido a esto los poderosos han utilizado a la Masonería como pasaporte para influenciar ideológicamente en todos los lugares de la Tierra.

La Ciencia

Y estos ricos y poderosos inventaron lo que hoy se llama la “Ciencia”, que no es otra cosa que el canal informativo de las decisiones de los seguidores de Harut y Marut. Trabajando, codo con codo, con la Masonería. Confundiendo a las gentes con cosas que ellos mismos no tienen medios para comprobar se dirige y se manda. Y si se tiene dinero se esclavizan los cuerpos y las mentes ajenas para que todos crean en esos “maravillosos” paradigmas científicos que han puesto al macaco y al burro (pobres animales) por encima del hombre inteligente.

La Economía

No es un secreto que la injusticia social es una realidad que asola la mayor parte del mundo; que perjudica a la mayoría de los seres humanos. Desde el momento en el que se implantan unas condiciones de vida para seguir las cuales haya que procurarse una buena cantidad de dinero, desde ese momento no es necesaria la esclavitud. Es esclavo aquél que se ve abocado a hacer lo que aborrece, a trabajar en aquello para lo que no está dotado solamente para ganarse el pan.

Somos esclavos del Sistema; somos esclavos de los siervos voluntarios de Harut y Marut. Es por este motivo que cuando el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – habla sobre la venida del Mahdi lo hace significando que él repartirá los bienes entre las gentes. Y no solamente eso, sino que impartirá la Justicia en un mundo de injusticia perversa y despótica.

La Política

¿Quién a estas alturas puede creerse ya que el Comunismo es la antítesis del Capitalismo? Son caras de la misma moneda. Es la dicotomía global expresada e implementada en regiones de la Geografía mundial. Uno destinado a los pueblos sensibles y solidarios (el Comunismo); el otro para los pueblos que aman y se agitan por el espíritu de competición. El que gana, gana. El que pierde, pierde. No hay compasión. El animal humano devora su presa.

Se dice que se hace política por el bien del pueblo. Estoy convencido de que esta es la legítima aspiración de muchas personas que en política trabajan por el bien común. Desgraciadamente, de estos últimos cada vez quedan menos. No obstante, estas pocas almas cándidas y benevolentes se han visto anegadas en un mar pleno de especies depredadoras nada recomendables.

Se dice que el sistema político ideal es la Democracia. Esa Democracia copiada de los antiguos griegos. Se dice que lo malo son las dictaduras. Pero al final, lo uno y lo otro se dan la mano.

Como no hablo de política porque no quiero hacerlo, no lo voy a hacer ahora. Pero si diré que esa Democracia tan cacareada no ha restablecido la justicia social en ningún país. Los ricos siguen abusando de los pobres en cualquier punto de la geografía mundial y lo seguirán haciendo porque hay “libertad de mercado”. Es decir, libertad para ejercer el latrocinio legal; el abuso, el nepotismo ilustrado.

¿Hablamos de las grandes guerras y de las pequeñas? Nunca se sabrá quién y por qué las empezó y quién y por qué las empieza. Es de cándidos creerse las versiones “oficiales”, porque estas no se tienen de pie ni por un instante. Tampoco quiero hablar del reciente …19 no sea que me intervengan el carnet de conducir y me quiten los 14 puntos.

El Mercado “libre”

Si Fulanofeller tiene mil millones de Euros como dinero de bolsillo y los invierte a las 8 de la mañana para comprar acciones de una empresa X que fabrica pastillas contra el Altzeimer. Si en la noche anterior paga para que se saque una noticia diciendo que esas pastillas tienen efectos secundarios notables; entonces Fulanofeller comprará las acciones a precio de saldo; diremos que a 5 Euros cada una.

Ese mismo día dará directrices para que salga la noticia de que un grupo de científicos ha sacado un informe diciendo que los susodichos efectos secundarios eran un bulo popular. Entonces las acciones subirán a 10 Euros ese mismo día y Fulanofeller las venderá cinco minutos antes del cierre. De esta manera nuestro orondo personaje habrá tenido un beneficio de otros mil millones en un solo día. Y esto, unos cuantos Fulanofeller lo repiten a diario. Incalculable pues es lo que roban “legalmente”.

Esta es pues la realidad y la Democracia un espantapájaros. No estoy en contra del sistema democrático. Tampoco soy uno de sus entusiastas. Si digo que mientras sigan ocurriendo estos atentados contra la Justicia como el que acabo de relatar, la Democracia no dejará de ser sino un “País de las Maravillas” con cosas muy feas en su jardín.

Solución

Tal y como se nos presentan las cosas, solamente se nos antoja posible una solución: la venida del Mahdi. No me voy a extender sobre ello porque ya he hablado lo suficiente de él por esta web. Poned “Mahdi” en el buscador de nuestra web y encontraréis todo cuanto he escrito y hablado sobre él.

Y Allâh sabe más