El Taṣáwwuf (Sufismo).

Diccionario de términos sufíes del šeyj Aḥmad ben ˁAǧība

Traducción y notas por El Mehdi Flores

Dice el šeyj Aḥmad ben ˁAǧība

El Taṣáwwuf es la ciencia que enseña la manera de llegar a la presencia del Rey de Reyes. Es purificar las consciencias de los vicios y engalanarlas con las virtudes o trascender lo creado para contemplar lo Real y después regresar a la humanidad. Al principio es un conjunto de conocimientos, en su mitad es una práctica y al final es un regalo.

La etimología de taṣáwwuf puede derivar bien de ṣafāˀ que significa pureza porque se centra en la purificación, bien de ṣifa que significa atributo porque se trata de revestirse de los atributos de la perfección, bien de ṣuffa que indica el porche de la mezquita del Profeta porque los sufíes se asemejan a la Gente del Porche en su solicitud ante Dios y su desapego del mundo o bien de ṣūf que significa lana ya sea porque vestirse de lana es un modo de expresar el desinterés y desapego del mundo o porque de lana eran los vestidos de los profetas, Allah les bendiga y guarde. Esta etimología es la más idónea y la que mejor se ajusta al sentido literal de la palabra porque hace referencia a una realidad objetiva mientras que las restantes aluden a unos significados subjetivos.Y así como decimos «taqámmaṣa», que quiere decir «ponerse una camisa» a partir de la palabra qamīṣ (camisa) decimos también taṣáwwafa («hacerse sufí») que significa literalmente «vestirse de lana» (ṣūf) de donde el adjetivo ṣūfī.

Dice Sahl al-Tustari: «El sufí se ha purificado (ṣáfiya) de las preocupaciones, se ha llenado de instrospección y ha trascendido el dominio humano para viajar al encuentro de Dios. Para él las monedas de oro y los pedruscos tienen idéntico valor puesto que no desea nada sino a su Señor».

Al-Yunaid dijo: «El sufí es como la tierra a la que se arrojan todas las inmundicias y que a cambio nos devuelve hermosos frutos». Y añadió: «El sufí es como la tierra que es pisada tanto por el libertino como el virtuoso o como el cielo que todo lo cobija o como la lluvia que sacia la sed de toda criatura»

Notas

En esta entrada de su vocabulario de términos sufíes, Ibn ˁAǧiba nos explica de manera concisa el significado de la palabra sufismo así como su etimología. En primer lugar nos dice que el sufismo es una ciencia (ˁilm) y como dirá en otro pasaje es la ciencia más importante de todas porque la importancia de las ciencias se mide por la utilidad y el beneficio que aportan y ningún beneficio es mayor que el de encontrarse con Dios que es la fuente de todo conocimiento y de toda dicha. Todas las otras ciencias se ocupan de asuntos relativos tanto físicos como mentales, pero solo el sufismo te enseña a conocer la Realidad tal como es.

A continuación nos dice que el sufismo es la ciencia de la purificación (taṣfiyya) de las conciencias. Para ello el sufismo propone un método, una vía, que es la que recorre el discípulo guiado por su šeyj. En ese proceso, el discípulo se desprende de su nafs (su ego), lo entrega enteramente a Dios y Dios le regala la contemplación de lo Real.

Respecto a las distintas etimologías que menciona, la más probable es la que hace derivar el término taṣáwwuf de la palabra ṣūf, lana. El vestido fabricado con lana pura de oveja, sin teñir, era una manera de expresar el rechazo al mundo y la entrega a Dios, tal como un cordero que se somete mansamente al sacrificio. El sufí se entrega totalmente a la voluntad divina. Islam significa en árabe «entrega» y aquel que se entrega es el «muslim«, el musulmán.

Vocabulario

(Para la transcipción del árabe, empleo el sistema de transcipción de los arabistas españoles, con la excepción de la hamza inicial que no la tengo en cuenta porque es sabido que todas las palabras árabes que comienzan en el texto transcrito por vocal comienzan en árabe siempre por hamza).

sulūk: conducta, proceder, maneras, ética. Nombre verbal o maṣdar del verbo sálaka, yásluku que significa, entre otras cosas, tomar un camino, proceder, pasar por un sitio.

sálaka máslakan; seguir un camino. sālik: que camina en la vía de Dios, término que se aplica al mutaṣawwif o estudiante o practicante de sufismo que se encamina hacia Dios.

ḥaḍra: presencia, del verbo ḥáḍara, yáḥḍuru: estar presente, estar en presencia de alguien.

bawāṭin: plural de baṭn: fuero interno, lo interno, lo oculto, lo esotérico. Al-bāṭin, el oculto, nombre que se aplica a Dios.

raḏāˀil: pl. de raḏīla, vicio, bajeza, depravación, perversidad, del verbo ráḏala, yárḏulu: desdeñar, despreciar, reprobar.

gayba: ausencia, ocultación, del verbo gāba, yagību: estar ausente, estar fuera de la vista, oculto. Al-gayb: escondido, invisible, lo oculto, estado de ocultación de la esencia divina. Lo trascendental, lo sobrenatural.

šuhūd: atestiguación, contemplación, del verbo šáhida, yášhadu: ser testigo, presenciar, testimoniar, dar fe. šahīd: mártir, šāhid: testigo, mašhad: lugar de martirio, santuario, tumba de un šahīd. šahāda: declaración de fe islámica.

jalq: la creaciόn, lo creado, las criaturas, del verbo jálaqa, yajluqu: crear. Al-jāliq, el creador, al-jallāq: El creador incesante (nombres de Dios).

ḥaqq: la verdad, la verdadera realidad. Uno de los nombres de Dios.

aṯar: huella, vestigio, reliquia, efecto, monumento antiguo, obra de arte, de donde el verbo áṯṯara, yúˀáṯṯiru: influenciar, dejar huella. En el sufismo, se emplea este término para designar las cosas creadas, que son mero reflejo de las realidades divinas, ḥaqāˀiq.

ˁilm: ciencia. Del verbo ˁálima, yaˁlamu, saber, conocer. Al-ˁalīm: el omnisciente (uno de los nombres de Dios).

ˁamal: obra, trabajo, práctica, del verbo ˁámila, yáˁmalu: obrar, hacer, operar, practicar.

máwhiba: don, regalo, dádiva, del verbo wáhaba, yáhibu: regalar, donar. Al-wahhāb: el dadivoso, el munífico, uno de los nombres de Dios.

ṣafāˀ: claridad, pureza, purificación, serenidad, alegría, del verbo ṣafā, yaṣfū: ser claro, limpio. De donde el adjetivo ṣafī: claro, limpio, depurado, escogido. ṣafiyyu-LLāh: el escogido de Allah, epíteto del profeta Adán.

taṣfiyya: depuración, purga, eliminación de residuos, del verbo ṣaffà, yuṣaffī.

ṣifa: cualidad, atributo, característica, carácter, del verbo wáṣafa, yáṣifu: describir, caracterizar, atribuir el mérito a, alabar

kamālāt: pl. de kamāla: perfecciones, atributos de la perfección, del verbo kámula, yákmalu: estar perfecto, acabado. Se dice que al-kamāl, la perfección, engloba los dos aspectos, las dos manos del Misericordioso, al-ǧamāl (la belleza) y al-ǧalāl (la majestad). Al-ǧamāl es el aspecto hermoso y dulce de la vida y al-ǧalāl, el aspecto majestuoso y terrible de la existencia. Ambos aspectos son parte la perfección divina. Al-insān al-kāmil: el ser humano perfecto.

ṣuffa: de la raíz ṣūf, lana. Era una porche colocado en la mezquita del profeta. Allí vivían los Muḥāǧirūn (musulmanes emigrantes de Meca) sin recursos, que no tenían hogar en Medina. Esta gente permanecía allí y se les conocía como aṣḥābu-ṣ-ṣuffa o ahlu-ṣ-ṣuffa, la Gente del Porche. Como tales, permanecían en compañía del Profeta día y noche, recitaban oraciones y el Sagrado Corán. No tenían medios de subsistencia. El Profeta cuidaba de ellos personalmente y siempre que recibía un regalo o había algo en su casa, separaba una parte para ellos. De hecho, algunas veces, el Profeta se quedaba con hambre y les enviaba todo lo que tenía en su casa.

tawáǧǧuh: solicitud, atención, disposición favorable, de una raíz w-ǧ-h que ha dado palabras como waǧh, cara, ǧiha, lado, dirección, región. Un ejemplo del tawaǧǧuh es la atención que muestra el siervo a su señor cuando este se dirige a él para ordenarle algo.

inqiṭāˁ: ruptura, separación, desapego, de la raíz q-ṭ-ˁ: cortar. Se trata de romper todas las ataduras que impiden al ser humano liberarse de la ignorancia y la ilusión.

ṣūf: lana. El vestido de lana, sin ningún tipo de tinte, es símbolo de pureza y de entrega total a Dios, como el cordero que es sacrificado en el altar. El sufí se ha entregado totalmente a la voluntad divina, ha sacrificado su ego y ya no es dueño de su vida.

taqállul: menosprecio, considerar algo o alguien de poco valor, insignificante, del verbo qalla, yaqillu: hacerse pequeño, escaso, raro, insignificante. Qilla: poquedad, escasez, falta. Se dice que el sufismo se caracteriza por «qillatu-l-qawl, qillatu-l-nawm, y qillatu-l-qūṭ«: escasez de palabra, escasez de sueño y escasez de comida».

zuhd: abstención voluntaria, renuncia al mundo, abstinencia, ascesis. Zāhid: asceta, abstinente, anacoreta.

kádar: turbiedad, suciedad, preocupaciones, del verbo kádura, yákduru: estar turbio (el líquido), estar cenagosa (el agua).

fikr: pensamiento, reflexión, introspección, del verbo fákara, yafkur/yafkir: pensar, reflexionar.

bašar: hombre (en sentido genérico), ser humano, humanidad.

ragba: deseo, del verbo rágiba, yárgabu: desear

barr /bārr: piadoso, devoto, benéfico, del verbo barra, yabirru/yabarru: ser bueno, amable, caritarivo. Birr: piedad, devoción, bondad, caridad. Al-barr: El benefactor (nombre de Dios)

fāǧir: libertino, adúltero, del verbo fáǧara, yáfǧuru: pecar, fornicar, cometer adulterio. El verbo significa también hender, dar salida al agua., de donde deriva al-faǧr: alba, azalá del alba.