El Paraíso y sus grados

La paz sobre todos vosotros

Se ha prometido el Paraíso a aquellos quienes hayan tenido unas vidas aceptables y proclives a obedecer a Allah. El Mismo en el Santo Corán lo ha descrito de múltiples maneras a fin de hacérnoslo atractivo y provocar con ello que hagamos buenas obras.

En un principio el Paraíso es un lugar de goce eterno donde, si Allah quiere concedérnoslo, moraremos sin preocupaciones, ni angustias ni sufrimientos, recibiendo en todo instante regalos de nuestro Señor para nuestro goce y regocijo. Allí no hay enfermedades sino luz, amor y goce eterno.

Ahora bien, dicho Paraíso no es una entidad única, sino que se encuentra dividido en varios estratos, de tal manera que, como dice un hadiz, los habitantes de un Paraíso verán a los del Paraíso superior tal y como nosotros vemos ahora las estrellas en el cielo. Es decir, la diferencia de grado de una a otra de estas moradas es enorme. ¿A qué se debe esto?

Una vez le pregunté a una hermana, una mujer sabia “¿qué crees que hará Allah con todos estos salafis y wahabís que van insultando a los musulmanes de 1001 manera?” Y ella me respondió: “Una cosa son los hipócritas que han inventado esas herejías, y ellos son de los perdedores y otra quienes pobres ignorantes les hayan seguido por desconocimiento. Estos últimos irán al Yanna, pero al estrato más bajo, y Allah sabe más”.

Efectivamente, la diferencia de grado e intensidad del Paraíso más bajo con el más alto es talmente enorme que no lo podemos imaginar.

En la surat al Waqui’a (56 del Corán) Allah divide a la Humanidad en tres grupos y a los habitantes del Paraíso en dos: los compañeros de la derecha y los aproximados. Ahora bien, esta es una división primaria que nos hace distinguir entre el bien de los compañeros de la derecha y la excelencia de los aproximados. El caso es que en ambos Paraísos habrá grados y estratos.

El Paraíso más elevado es el Firdaws; dentro de este Firdaws se encuentra el Hawd o estanque del Profeta – sobre él la plegaria y la paz –  en la que se encontrarán los otros profetas además de él, los salihin y el resto de los aproximados. Pero el Firdaws tiene estratos, y el más alto de ellos se llama Iliyyun. Este es un Paraíso en el cual sus moradores no hacen otra cosa que mirar a Allah en toda belleza y esplendor, sin volver el rostro hacia cualquier otra cosa. Los profetas van del Firdaws al Iliyyun sin ningún problema, pero en el Iliyyun hay otra clase de servidores quienes en sus vidas anhelaban ver el Rostro de Allah más que cualquier otra cosa.

El camino hacia el Paraíso es el sirat al Mustaqim (el camino recto), y el camino hacia el Firdaws es el sirat al ladina an’amta ‘alayhim (camino de aquellos a quienes has favorecido).

De los Paraísos de la gente de la derecha hasta los de los aproximados habrá una enorme diferencia, pues de alguna manera los compañeros de la derecha serán hijos de la Dunya, aunque hayan sido perdonados por Allah, mientras que los aproximados, en vida, eran de las gentes del Recuerdo, quienes mencionaban a Allah sin que el comercio o los placeres de la vida les distrajeran. Gentes que vivían como extranjeros en un mundo de paso, conscientes de la grandeza de Allah y siervos sumisos de todas Sus Voluntades. Estas gentes llevaban encendida en su corazón la candela con la llama del Amor, el espejo pulcro del conocimiento reflejado por las luces divinas.

Los compañeros de la derecha llorarán cuando constaten que hay otros paraísos más elevados y realicen lo que se perdieron por no escuchar a quienes en vida les advirtieron. Pero el Destino de Allah se impuso sobre ellos y su falta de atención no podrá quedar impune, quedando envueltos en una dicha eterna que no estará exenta de momentos agridulces y de auto reproches. No podemos hacer más por ellos que advertirles; aunque a veces da igual que les adviertas o que no lo hagas: no oirán; sordos, mudos y ciegos corren a su destino para mezclar los gozos y los lloros en un Paraíso con tintes agridulces. Que Allah los guíe.

Esto es un recuerdo y en verdad que para los temerosos hay un hermoso lugar de retorno; los jardines del Edén cuyas puertas estarán abiertas. Allñi, recostados pedirán abundante fruta y bebida. A su lado tendrán unas que solo les mirarán a ellos, de su misma edad. Esto es lo que se prometa para el Día de la cuenta (Corán 38; 48 a 52)

Ellos alcanzarán los Jardines del Edén por donde corren los ríos. Serán engalanados allí con brazaletes de oro, vestidos con prendas verdes de seda y brocado, y estarán recostados sobre sofás. ¡Qué placentera recompensa y qué bello lugar de descanso!” (Corán 18:31)

 “Quienes obedezcan a Dios y al Mensajero estarán con quienes Dios ha agraciado: los Profetas, los veraces, los mártires y los justos. ¡Qué excelentes compañeros!” (Corán 4:69)

Transmitió Abu Hurayra – que Allah esté satisfecho de él – que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: “Ciertamente el primer grupo que entrará al Paraíso se asemejará a la luna llena en medio de la noche, después aquellos que les seguirán serán más luminosos que la más iluminada de las estrellas. Ellos no expulsarán ni orín ni excrementos, no escupirán y no se sonarán. Sus peines serán de oro, su transpiración será de almizcle, su incensario de madera. Sus esposas serán huríes, sus comportamientos como los de un solo hombre; ellos serán a la imagen de su padre Adam, con 60 codos de altura (30 metros)

Bujari y Muslim

Transmitió Anas ibn Malik – que Allah está satisfecho de él – que el Profeta – la plegaria y la paz sobre él – ha dicho: “Ciertamente hay en el Paraíso un mercado al que las gentes acuden todos los viernes. En ese momento soplará una brisa que viene por su izquierda y que acariciará sus rostros y sus vestidos lo que hará aumentar su belleza y esplendor. Ellos entonces regresarán a sus familias siendo los más bellos y esplendorosos y sus esposas les dirán: “Por Allah, habéis aumentado en belleza y esplendor”; y ellos les dirán asimismo a ellas: “Vosotras también, por Allah, habéis aumentado en belleza y esplendor”

Bujari

Transmitió Abu Hurayra – que Allah esté satisfecho de él – que el Profeta – sobre él la plegaria y la paz – ha dicho: “Hay en el Paraíso cien grados y la distancia entre cada uno de ellos es la de cien años”.

Tirmidi

Existen, además de estos, numerosas aleyas y hadices que describen el Paraíso y las condiciones para acceder a él.

Quiera Allah que seamos de sus habitantes y aclare nuestros caminos para acceder a él. Amín