27 mayo 2024
Fiqh y jurisprudenciaNuevos Musulmanes

El gran día de Ashura

A-s-salamu alaykum – La paz sobre vosotros

 En los dos sahih se recoge que Ibn ‘Abbas transmitió que cuando el Profeta – sobre él la plegaria y la paz -llegó a Medina, encontró a los judíos ayunando el día de Ashura, por lo que les preguntó: “¿Qué es este día en el que ayunáis?”. Ellos respondieron: “Este es un gran día, porque en él Allah rescató a Musa y su pueblo, y ahogó a Faraón y su pueblo. Así que Musa lo ayunó en gratitud hacia su Señor, y nosotros lo ayunamos también”. Entonces el Profeta dijo: “Nosotros tenemos más derecho al legado de Musa que vosotros”

En otras narraciones auténticas se añade que el Profeta –sobre él la plegaria y la paz – ordenó ayunar ese día, que dejó de ser obligatorio cuando se instituyó el ayuno de Ramadán; pasando entonces a ayunarse el día de Ashura y otro más (ya sea el de antes o el de después) de manera voluntaria.

Hermanos/as, mañana domingo es el día de Ashura, día 10 de Muharram que es el primer año del calendario musulmán.

Pero Ashura no es solamente el día en el que Allah salvó a Musa (Moisés) y a los Hijos de Israel (Banu Israíl) del poder del Faraón y sus ejércitos abriendo el mar Rojo sobre aquellos y anegando a éstos; no, en el día de Ashura sucedieron otras cosas que relacionamos seguidamente:

El día de Ashura fue aceptado el arrepentimiento de Adam por haber desobedecido a Allah.

En el día de Ashura el arca de Nuh (Noé) se posó sobre el monte Chuddi

En Ashura fue salvado Ibrahim (Abraham) de ser quemado vivo en la hoguera por el rey Nimrod.

En el día de Ashura se encontraron, después de casi 40 años de separación, Ya’qub (Jacob) y su hijo Yussuf (José).

En el día de Ashura le fue devuelta la salud, la riqueza y la familia al profeta Ayub (Job), después de años de duras pruebas.

Y posteriormente en Ashura se consumó el martirio del nieto del Profeta – sobre él la plegaria y la paz – Hussain por parte del tirano Yazid, nieto de Abu Sufyan.

Es pues Ashura un día de Victoria para los profetas y por extensión para los próximos de Allah, que son los herederos de los profetas.

Y si bien el martirio de Hussain no puede ser visto como una victoria, no obstante, si lo es en el sentido de que la Verdad quedó patente frente a la falsedad de los usurpadores de la herencia de los cuatro califas rectos (Abu Bakr, Umar, Uzman y ‘Ali).

No olvidemos, y es sumamente importante, que la gran mayoría de la Umma ha establecido Ashura como el día del pago de la Zakat. La Zakat es uno de los cinco pilares del Islam, y compete satisfacerla a aquellos que tienen patrimonio y riqueza suficiente para estar sujetos a su pago. Es pues, de alguna manera, un día de victoria para los pobres y necesitados, quienes recogerán ese día de manera legítima lo que Allah les ha otorgado de pleno derecho. Las riquezas son de Allah (Dios), y aquellos que las detentan han de pensar y comprender que no son suyas; que Allah se las ha dispensado para que dispongan de ellas en beneficio de la Comunidad, y no el suyo propio; pues Allah no ama el lujo ni el despilfarro, y menos aún la tacañería y el afán de posesión; pero sí la generosidad, la misericordia y la largueza.

El ayuno de Ashura, digámoslo claro, no es obligatorio. Es más, puede que Ashura sea más beneficioso para algunos que no ayunan que para otros que sí lo hacen; pues Allah mira lo que tenemos en el corazón. Es así pues, que si algunos no ayunan no han de entristecerse; cada uno somos diferentes, cada caso es distinto y uno hace lo que buenamente puede en la adoración a su Señor.

Un día entonces para recordar la grandeza del Poder divino; un día de Justicia para los oprimidos; un día negro para los tiranos. Pues en ese día somos perdonados como lo fue Adam; en ese día pueden tener fin nuestras dificultades como ocurrió con Nuh y su familia; en ese día Allah nos puede salvar de las persecuciones como Allah lo hizo con Ibrahim y Musa y su pueblo; en ese día Allah nos puede reunir con quienes amamos, tal y como se rencontraron Yaqub y su hijo Yussuf; y puede salvarnos de las enfermedades como lo hizo con Ayub. Un día para la generosidad; para demostrar que somos la mano que está arriba para ofrecer y no la que está abajo para exigir.

Por eso Le pedimos – exaltado sea – que sea Clemente y Generoso con nosotros; que nos salve de las dificultades y peligros; y en los días que corren que nos salve a los musulmanes y al mundo entero de estas dificultades y de esta situación tan dura que estamos pasando. Se lo pedimos con mucha humildad, pero asimismo con mucha firmeza, seguros de que repararemos el mal que hayamos podido hacer si nos salva de esta situación.

Pero…como dice Allah en su Santo Corán: “El hombre es olvidadizo

¿Seremos consecuentes? – Allah así lo quiera – Amin – Amén