27 mayo 2024
Nuevos Musulmanes

El Estanque del Profeta – Al Hawd

Dijo Rasulu-l-Lâh – sobre él el salat y el salam -:

La extensión de mi estanque, en longitud es igual a una distancia de un mes de marcha, su anchura equivale a su longitud, su agua es más blanca que la leche, su perfume más intenso que el del almizcle, sus cántaros más numerosos que las estrellas del firmamento. Quien beba de él jamás tendrá sed.
(De Ibn Umar, recopilado por AL-Bujari y Muslim)

COMENTARIO

Otro hadiz recogido en Muslim dice:

«Os precederé en el estanque; quien lo alcance beberá de él, y quien beba de él jamás tendrá sed«.

Otro hadiz relatado por ˤAbdu-l-Lâh Ibn Masˤud – que Allâh esté satisfecho de él -, célebre rawy (narrador de hadices) y que formó parte del grupo conocido como Ahlu-ṣ-Ṣufa (las Gentes del banco) y recogido por Ahmad Ibn Hanbal dice:

«El Kawzar desemboca en el Estanque«

Según los hadices que encontramos en los saḥiḥayni Muslim y el Bujari el agua del Estanque es más blanca que la nieve, sabe mejor que la miel y huele mejor que el almizcle. En la versión de A-t-Tabari se dice; «Dos arroyos que provienen del Paraíso de oro y de plata le surten de este agua que es más blanca que la leche, más fresca que la nieve, quien beba de ella nunca tendrá sed«.

¿Quiénes seán aquellos que acompañen al profeta -‘alayhi-s-salatu wa-s-salam – en el Estanque? Aquellos que le hayan amado siguiendo lo esencial de su Sunna, es decir, aquellos quienes en vida hayan sido Muhammadis. La Sunna, hermanos/as, no consta de como cortarse las uñas, el pelo, de cómo ponerse el turbante, el Hijab y de cómo cuidar nuestro comportamiento y apariencia exteriores. El centro, el núcleo de la Sunna es revestirse con el carácter del Enviado – sobre él la plegaria y la paz -, y ser, como él lo era, asegurado por el Corán, una misericordia. Ser misericordia es ser muhammadi. Y aquél, quien, emulando al profeta lo sea poca cuenta trae de su apariencia externa, sino es para conducirse y presentarse con el mínimo de decencia que de él se espera.

Ser Muhammadi es amar al profeta más que a nuestros bienes, familias y allegados.

Atender a los necesitados, amar fuertemente a Allâh, preferir Su Voluntad a nuestros deseos, desechar todos los vicios arraigados en nuestro ser, ser bondadosos, firmes, valientes, veraces, adquirir conocimiento.

El Estanque es asimismo un símbolo del Conocimiento, es por ello que quien beba en él jamás tendrá sed. Esa sed de la otra vida no tendrá nada que ver con la de esta. La Sed de la Otra vida es la insatisfaction. En efecto, habrá moradores del Paraíso que estarán insatisfechos de su suerte; penarán por no haber aprovechado sus vidas y haber sido así recompensados con los altos grados del Firdaws. Existen hadices que hablan de esto, así como otros que lo hacen de los diferentes grados en el Paraíso; de tal manera que los habitantes del Paraíso inmediatamente inferior verán a los del inmediatamente superior a él, tan lejos como nosotros podemos percibir las estrellas en el firmamento.

Beber del estanque es pues no estar nunca insatisfechos, es estar enormemente contentos con nuestro destino pues Allâh nos habrá dado aquello a lo que aspirábamos y más.

En cuanto a la grandeza de ese estanque, expresada en el hadiz que abre este escrito, es de lógica primordial comprender que el profeta no se estaba refiriendo a una extensión y distancia físicas, ya que los parámetros de la Física y de la Matemática no entran, de ninguna manera, a formar parte de un mundo en el cual existen otras realidades de existencia y otras percepciones que las puramente sensoriales y mentales.

Hermanos/as, si queremos ir al Estanque hay que esforzarse. Hay que escuchar a las Gentes de Allâh, y no escuchar a las gentes de la sedición y de la mentira; pues éstos últimos, por muchos medios de los que hoy dispongan, no son nadie ante Allâh. El, ni los mira ni los considera. Si les escuchamos y seguimos, así, como por arte de magia, habremos perdido nuestras vidas; y en la otra nos preguntaremos a nosotros mismos qué pócima se nos dio a beber para caer en sus trampas; que pócima tan dañina que beberla nos privó de estar en el Estanque junto al Profeta, los amados de Allâh, los saliḥin, los íntegros y los puros.

Abrid pues bien los ojos, pues vida solamente hay una y…

De Allâh somos y a El habremos de volver