27 mayo 2024
Fiqh y jurisprudenciaNuevos Musulmanes

De las tineblas a la luz

De las tinieblas a la luz

Dice el Corán en más de una ocasión que Allah hace salir a los creyentes de las tinieblas a la luz. Cada uno de nosotros, seguramente en la medida de sus percepciones y pensamiento, se hará una idea del significado de aleyas como esta:

Allah es amigo (wali) de los creyentes; los saca de las tinieblas a la luz (Corán 2-257)

Esta aleya habla de un tipo de tinieblas y de una clase de luz

Al-Ma’idah المائدة Aya 16:


con el cual Dios guía a quienes buscan Su complacencia hacia los caminos de la salvación, los extrae por Su voluntad de las tinieblas hacia la luz, y los dirige por el camino recto.

Description : http://www.everyayah.com/data/QuranText/5_16.gif

A. L. R. ¡Es un libro que te hemos revelado para que, con permiso de su Señor, saques a los

 Alif. Lam. Ra. ¡Es un libro que te hemos revelado para que, con permiso de su Señor, saques a los hombres de las tinieblas a la luz, a la vía del Poderoso, del Digno de Alabanza! (14-1)

¿Son iguales las tinieblas y la luz? (13-16) 

Como vemos el Sagrado Corán es redundante en su referencia a las tinieblas y a la luz. Para averiguar el significado de estas aleyas es necesario primeramente tener consciencia de qué es lo que el Corán define como tinieblas, y qué es al contrario lo que define como luz. La realidad a la que aluden estos dos términos no es uniforme, ya que, como vamos a demostrar, hay muchos niveles de tinieblas y muchos otros de luz. Y ello hasta el punto de que hay luces que pueden ser luz y tinieblas al mismo tiempo, todo ello dependiendo de qué nivel de luz estemos hablando; pues un nivel de luz no deja de ser tinieblas si lo comparamos con su nivel superior.

En efecto, el nivel más bajo de tinieblas es la del escepticismo de la increencia, así como el nivel más bajo de luz es la de la simple creencia en la Divinidad. Así pues, el ateo, el escéptico, que antes negaba la existencia de la Divinidad Única, de una manera clara sale de las tinieblas a la luz.

Cuando el ya creyente abraza la religión de Dios (Allah), pasa a otro nivel de luz, pues entonces ha entrado en un círculo donde la luz se intensifica de gran manera; pues reconocer a Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – como Profeta es admitir que él ha sido la primera creación de Allah, salido directamente de Su Luz – exaltado sea -. Este ser humano creyente en Allah y musulmán, si obedece los preceptos divinos expresados en el Corán y en la Sunna, entonces, y solo entonces, verá como esa luz le acompañará durante toda su vida, será su guía así como su protección, hasta que en la Otra Vida reciba como recompensa un paraíso donde vivirá eternamente.

Guíanos al Camino Recto, Camino de aquellos quienes has favorecido.

Podemos considerar estas palabras del Corán como que el Camino Recto es el de a los que Allah ha favorecido. Entonces, si lo hacemos así, siendo ya musulmanes, reconocemos que se nos debe guiar a ese camino por no estar implícitamente en él, aunque asimismo, la misma lectura podría hacernos comprender que pedimos que se nos guíe en el camino recto para que podamos avanzar por él.

Sea como fuere, los exégetas del Corán más atinados consideran que existen dos niveles en este camino: el de los musulmanes y el de aquellos favorecidos por Allah, quienes sin duda son, primeramente los profetas, seguidamente los salihin, los awliya, los mártires y los mu’minin (verdaderos creyentes). Pues como sabemos por el Libro de Allah, los grandes favores del Todo Misericordioso solamente se dan a Sus amados, los purificados, los aproximados (muchos entre los primeros y pocos entre los últimos); a aquellos que han convertido su alma en mutma’inna (aceptable y aceptada por su Señor)

Por otro lado, la luz de aquellos musulmanes que obran el bien y obedecen a Allah, aunque luz en ella misma, no deja de ser tinieblas con respecto al estado de los verdaderos creyentes, de quienes dice el hadiz:

Estad prevenidos con la mirada del verdadero creyente porque mira con la Luz de Allah.

Ni decir tiene que aquel que mira con la Luz de Allah se encuentra en un estado de luz superior que el de aquel quien únicamente se limita en obedecer a Allah en lo que es estrictamente obligatorio o prohibido sin querer ir más lejos en su conocimiento. Igualmente, estos últimos, cuando niegan que haya un conocimiento devocional superior, no están haciendo otra cosa que testificar de las tinieblas o la poca intensidad de la luz de su estado que no les deja ver más allá de su comprensión personal.

El estado superior de Luz que le ha sido dado al ser Humano es el reflejado por el conocido hadiz qudsi:

Abu Hurairah (que Allah esté satisfecho de él) relató que el Mensajero de Alláh (sobre él la plegaria y la paz) dijo:

«Alláh (subhana wa ta’ala) en verdad ha dicho: Ya declaro el yihad hacia aquel que ataque a uno de Mis Amigos (waly). La manera más excelente que Mi servidor tiene de acercarse a Mí es cumplir las obligaciones que Yo le he encargado. Mi servidor se acerca continuamente a Mí a través de obras meritorias hasta que Yo le amo y cuando Yo le amo, Yo soy su oído a través del cual oye. Yo soy su vista a través del cual percibe. Y soy su lengua con la que habla, Y soy su mano con la que atrapa, Yo soy su pie con el que camina. Y si Me solicita, Yo le concedo sin duda lo que pide, y si busca refugio en Mi, Yo le acordaré sin duda Mi protección.»

Al-Bujari

¿Qué mayor nivel de luz que Él llegue a ser la vista con la que percibimos?

Ese acercamiento que propugna el hadiz, posterior al primero para todos los musulmanes, es el Camino de aquellos a quienes Él ha favorecido.

Que Allah nos perdone y nos haga salir de las tinieblas a la luz.