18 abril 2024
DestacadasNoticias

Consejo para estos tiempos de prueba – Retornar a Allah

Por Zineb Badr – hija del shayj Salah Badr

Bismi-l-Lahi-r-Rahmani-r-Rahim – En el Nombre de Allah el Todo Misericordioso, que manifiesta Su Misericordia

Y la plegaria y la paz sobre el Enviado de Allah

Hermanos y hermanas

Dijo Rasulu-l-Lah – alayhi-s-salatu wa-s-salam:

La jayra fi qawmin la yatanasahun – No hay bien en una gente que no se aconsejan el uno al otro

El mensaje que contiene este hadiz es algo que hemos olvidado realizar en nuestras vidas. Hoy, si Allah quiere, vamos a comenzar a dar nasiha fi sabili-l-lah (consejos por la causa de Allah).

Primeramente vamos a comenzar  hablando del ser Humano, el cual Allah ha escogido para ser jalifa en la tierra. Sobre él, por mandato Divino, debieron postrarse loa ángeles. Allah aproximó a Adam – sobre él la paz – a Su Trono, y con él a la Insaniyya (Humanidad); le ofreció Su Amor; le ha ofrecido Su ni’ma (excelencias); asimismo le dio las llaves de los cielos y de la tierra. Le hizo nacer el Viernes, el mejor día de la semana.

Toda la Creación se encuentra resumida y reunida en la naturaleza de Adam, en la naturaleza Humana completa.

Por lo tanto, dicho Ser Humano encuentra dentro de él el Universo entero, con el Permiso de Allah y Sus bendiciones. De esta manera, cuando Allah puso Su soplo en el cuerpo de Adam, esté estornudó, y a ello Allah le ordenó decir Alhamdu lillah (Alabado sea Allah). Es decir, agradeció a Allah por darle la vida y el espíritu.

Es por esto que el Ser Humano es la sola creación que se encuentra estrechamente cerca de Allah. Allah le ha concedido la cosa que más El ama, que es la Ciencia. Aunque después de esto, a causa del comportamiento de gran parte de los humanos, dice en Su Libro:

“Pocos son los que agradecen”

Hermanos y hermanas; en estos tiempos ha sucedido algo que nadie se esperaba y que ha perturbado la vida de toda la Humanidad. Al tratarse de algo que procede de Allah, corresponde por tanto, hablar de ello con certeza a las Gentes de Allah, pues ellos conocen la naturaleza de este acontecimiento.

Pero, la gran mayoría ha olvidado a las Gentes de Allah; nadie les tiene en consideración; nadie les busca; nadie busca seguirlos, a pesar de que ellos son la seguridad sobre la tierra y de que Allah habla de ellos en el Corán diciendo:

Preguntad a las gentes del Recuerdo si vosotros no sabéis.

Son ellos entonces los solos que tienen el Permiso Divino y la Sabiduría inspirada para hablar sobre asuntos como este. Pues son ellos los que conocen el motivo por el que Allah ha enviado esta enfermedad.

Son ellos los que saben porque Allah ha enviado uno de Sus soldados, tan pequeño que no lo podemos ver. Y aun así, aun su pequeñez, no hacemos otra cosa que pensar en ello y recordarle día y noche; y él, pequeño como es, ha llegado a ser una estrella que tiene prendado a todo el mundo de su glamur.

Cuando ha cobrado tal protagonismo, nosotros lo hemos hecho crecer con nuestro miedo, de tal manera que se ha vuelto en el centro de atención de unos y otros

Hemos hecho pues lo contrario de lo que es necesario. Pues es a Allah hacia quien hay que volverse, a El a quien hay que recordar, en lugar de a este pequeño ser. Es a Allah a quien hay que temer y no a él.

Otro gran error es asegurar que ha sido fabricado en los laboratorios, entrando en el shirk sin reflexionar. Pues nadie hace morir sino El, nadie lo ha creado sino El. Y nosotros le hemos dado a este ser humano las facultades divinas, diciendo que el hombre lo ha creado; como si el hombre fuera capaz de crear y dar muerte.

Un día vamos a llegar a escuchar que el aire pertenece al Ser Humano, tal es cuando se enorgullece y se cree lo que no es. ¿No decía Nimrod: “Yo doy la vida y la muerte”? Estamos llegando con nuestro proceder a ser pequeños Nimrod, a quien un mosquito puede hacer morir.

Si un ser humano no se intro inspecciona y no se autocritica reconociendo sus defectos nunca podrá ser mirado con Misericordia por Allah.

El ser Humano es débil; no posee ni el bien ni el mal. Y hay que prestar atención y saber que Allah no perdona el shirk.

Dijo el profeta de Allah ‘alayhi-s-salatu wa-s-salam:

Huwa yumriduni wa Huwa yushfini – Él es quien me hace enfermar, y Él es quien me hace sanar”.

Hemos olvidado a los pobres y necesitados. No se les ha dado sadaqa, a pesar de que ella combate a las calamidades, que cura las enfermedades, como dice el hadiz. Algunos opulentos ni tan siquiera llegan a pagar la zaqat legal.

Quien no es Misericordioso no recibe Misericordia – hadiz.

¿Cómo pretendes que Allah te otorgue Misericordia si eres duro de corazón y egoísta?

Acostumbra a tu corazón a amar, a tener temor de Allah, así serás temido por tus enemigos; acepta la Voluntad de Allah, porque si no la aceptas El no podrá aceptarte.

Amad la Gente de Allah pues son ellos los que tienen la llave para aproximaros a Allah. Ningún tratamiento puede hacerte curar si no es la seguridad de Allah.

Allah en Su Libro, en estas circunstancias, ha asegurado a Sus awliya diciendo que no tengan miedo y no estén tristes.

Para terminar, hemos de decir que somos de Allah, vamos hacia Él. Volveos hacia Allah, tened confianza en El, pues es El quien sabe cómo hacernos salir indemnes de esta situación y de cualquiera otra, sin duda, pues Él es EL Todo Poderoso, el Todo Misericordioso.

Os recomiendo que hagáis esta súplica tres veces por la mañana y tres veces por la tarde.

Bismi-l-Lahi-l-ladi la yadurru ma’a ‘ismihi shay fi-l-‘ardi wa la fi-s-sama’ wa Huwa-s-Sami’u-l-‘Alim

En el Nombre de Allah con el que nada puede dañarte ni en los cielos ni en la tierra.