Comienza el mes del Maulid

Abdul Karim Mullor

A-s-salamu ‘alaykum

Y feliz Viernes, el mejor día sobre el que sale el sol

Primeramente debemos decir que las bendiciones de Allâh no se pueden ni se deben medir. Algunos intentan medir en hassanats los beneficios Divinos, como si la Hassana fuera la unidad de medida internacional para medir Favores de Allâh. Esto es un error, producto de la ignorancia y de una ausencia de comprensión de lo que son las relaciones básicas del servidor con Allâh.

Es así que, sin lugar a duda, son los beneficiarios de estas bendiciones y gracias quienes con todo derecho podrán hablar sobre ellas, ya que nadie debe hablar de lo que carece, como dice el hadiz:

Es de buen  musulmán no ocuparse de lo que no le concierne”. (Tirmidi)

De esta manera, nadie podrá discutirnos que Allâh es libre de dar a quien El quiera cuanto El lo quiera.

No es sabio, ni es realista, marcar unas fechas en el calendario musulmán para señalar cuáles son los días más bendecidos, ya que, aunque en ese calendario podemos comprender que haya fechas benditas por ellas mismas, no es lícito establecer una comparación entre ellas y otras para establecer cómo y cuánto y en qué días Allâh otorga Sus favores. Esto, volvemos a decirlo, es algo que corresponde manifestar a aquellos quienes, año tras año, han contrastado y han constatado cuáles son las fechas en la que ellos han recibido un Favor más grande y elevado. Y, estas personas, quienes reciben con Sus Favores el de la Sabiduría, están seguros de qué fechas se trata porque lo han contrastado con otros semejantes a ellos, una y otra vez, hasta la saciedad. Es por eso que el Corán nos repite dos veces:

Preguntad a las gentes del Recuerdo si vosotros no sabéis (21-7 y 16-43)

Sí. Estas gentes saben lo que otros no saben, no únicamente sobre un asunto, sino prácticamente de todos los asuntos que conciernen a la Religión y a la libertad que Allâh, en Sus sabias decisiones, se otorga a El Mismo para dispensar Sus favores a un tipo determinado de creyentes, pues:

Es la constante de Allâh que ya sucedió otras veces, no encontrarás en la práctica de Allâh ninguna alteración (48-23)

Y si te concede un bien… No hay quien pueda impedir Su favor. Él lo hace llegar a quien quiere de Sus siervos. Y Él es el Perdonador, el Compasivo. (10-107)

Queda establecido pues que el Favor de Allâh es dado a quien El elige, y en ello nadie tiene derecho alguno a entrar. Se trata de la relación íntima del siervo con su Señor que a nadie otro atañe.

Establecido asimismo que son las gentes del Recuerdo las que han sido agraciadas con el conocimiento, es a ellos pues a quienes corresponde informar sobre la Gracia que Allâh dispensa, según Su inalterable costumbre, en cada una de las fechas memorables.

En lo que se refiere al Maulid, y al conocimiento que Allâh ha dado a Sus gentes del recuerdo sobre esa fecha, podemos decir que es un día en el cual los Favores divinos se dispensan de manera incuantificable. Podemos comparar en este sentido esta noche a la de Laylatu-l-Qadr, y asegurar que incluso los dos ˤAid no llegan en bendiciones a las de estas dos noches mencionadas. Toda la Umma sabe que La Noche del Decreto es mejor que mil meses; pero solamente los sagaces, los que comprenden las palabras de Allâh y Su Profeta – sobre él la plegaria y la paz – entre líneas, saben que la Noche del Maulid se encuentra exactamente en su mismo estatus. Si fuéramos inteligentes, si reflexionáramos solamente un poco, veríamos que el profeta las pone en equivalencia a ambas en un hadiz:

Le preguntaron sobre ayunar el lunes, y dijo: «En él nací y en él fue revelado el Corán». Abu Qatada

Fijaos hermanos/as ¡que arte y que elegancia los de nuestro Profeta – sobre él la plegaria y la paz –! indicando a su manera la importancia del día de su nacimiento hasta equipararlo a la Noche del Decreto. Él nunca dijo que le celebráramos, porque no iba con su humildad, con ese bajar el ala ante los creyentes que Allâh le ordenó, es más, él estaba presente, delante de todos; !con un golpe magistral nos coloca la fecha de su nacimiento bendito en el lugar de honor que le corresponde!

Allâh en el Corán nos ordena alegrarnos de la Misericordia de Allâh y nos dice que Muḥammad ha sido enviado como una misericordia para los mundos. Así pues, de una manera rotunda, el Libro de Allâh nos dice que debemos alegrarnos de la presencia del Profeta entre nosotros, y esto incluye la costumbre honorable de, y habilita a celebrar su nacimiento, cuyo honor ha sido expresado al ser equiparado con la Noche del Decreto en importancia.

1-107. Nos no te hemos enviado sino como misericordia para los mundos.

10-58. Di ¡Que se alegren del favor de Allâh y de Su misericordia. Eso es mejor que lo que ellos amasan!

Ahora pasamos a decir que la bendición de esa noche extraordinaria es solamente para aquellos que la dan importancia, y no para quienes la niegan y dicen que nada hay que celebrar ese día, prohibiendo de mala fe lo que Allâh no ha prohibido.

Los que hemos experimentado los Favores que trae esta noche bendita sabemos que su gracia se extiende a todo el mes, al igual que la luz irradia hacia el exterior a una cierta distancia.

En cuanto se refiere a qué clases de Favores podemos esperarnos, debemos decir que la variedad es tal que serían imposibles de enumerar, aunque podemos decir que fundamentalmente son todos aquellos que acrecientan nuestra proximidad a Allâh, nuestro conocimiento, que mejoran nuestro carácter y que facilitan los asuntos de nuestra vida.

Aquellos quienes no han experimentado esto deben esperar de esa noche y observar lo que Allâh dispone para ellos; pues si se tiene certeza de que la Noche del Maulid es bendita, han de esperar el Favor divino, pues Allâh no es ciego ni sordo, y es sensible a las súplicas de Sus sinceros servidores.

Que Allâh guíe por un camino seguro y bendiga a la Umma por siempre.