Abdul Qadir Jilani – El secreto de los secretos

A-s-salamu alaykum

Esta presentación es una especie de prólogo en materia de recomendaciones dirigidas a todos aquellos que pudieran leer la obra de Abdul Qadir Jilani “El secreto de los secretos” disponiendo ya de una preparación al efecto.

Hemos de recordar que el Chayj Abdul Qadir Jilani, no muy conocido en el mundo del Islam en español, descendiente directo del profeta Muhammad – sobre él la plegaria y la paz – era, además de un gran sabio de la Jurisprudencia, el Hadiz y el Corán, un maestro de lo que se ha dado en llamar Tasawuf, que no es otra cosa que la práctica de la espiritualidad musulmana, siempre basada y enraizada en el Libro de Allah y en la Sunna del Profeta.

El maestro nos hace comprender, parafraseando aleyas del Corán, que nuestro interior contiene un depósito para las luces divinas que se manifestarán en él, siempre que nuestro corazón se encuentra purificado de las desobediencias y la dejadez.

EL TEXTO

Querido amigo.

Tu corazón es un espejo pulido. Has de limpiarlo para desembarazarlo del velo que se ha formado en su superficie, ya que él está destinado a reflejar la luz de los secretos divinos.

Cuando la luz de

Allah es la luz de los cielos y de la tierra

Comenzará a iluminar las regiones de tu corazón, la lámpara de éste se encenderá. La lámpara de tu corazón

Está en un recipiente de cristal que se asemeja a un astro radiante

Entonces en el seno del corazón va a estallar el relámpago de los hallazgos divinos. Este relámpago emanará de nubes tormentosas cuyo significado proviene de

Un árbol bendito, un olivo ni oriental ni occidental

y arroja una luz sobre el árbol de los hallazgos, una luz de tal manera pura y transparente que ella parece

alumbrar sin necesidad de ser tocada por la llama

(Las citas precedentes proceden de la aleya de la Luz 24-35)

Entonces, si es así que la lámpara de la sabiduría alumbra por ella misma ¿Cómo podría extinguirse mientras es iluminada con la luz de los secretos de Allah?

Desde que brilla la luz de los secretos divinos, el cielo nocturno de los secretos es esclarecido por millares de estrellas.

Y por medio de las estrellas se guían[1] (16-16)

No son las estrellas las que nos guían, sino la luz divina. Pues Allah ha recubierto los cielos inferiores con la belleza de las estrellas. Por poco que la lámpara de los secretos divinos se encienda en el fondo de tu yo, el resto la seguirá, sea de una sola vez, sea poco a poco. Tú ya conoces ciertas cosas y yo voy a transmitirte otras que aún no conoces. Lee, escucha y trata de comprender. Los sombríos cielos de la inconsciencia será iluminados por la Presencia divina, y la paz y la belleza de la luna llena emergerá por el horizonte esparciendo

Luz sobre luz (24-35)

Que va a subir hasta el cielo pasando por fases determinadas pues Allah ha dispuesto residencias para cada una de ellas[2] hasta que ella brilla esplendorosamente, dispersando las tinieblas de la despreocupación. Lo juro

Por la noche cuando está en calma (93-2)

Por la claridad de la mañana (93-1)

La noche de tu inconsciencia encontrará el resplandor del día. Entonces tú respirarás el perfume del recuerdo e implorarás

Perdón en el tiempo anterior al alba (3-17)

Por tu inconsciencia y lamentarás tu vida ocupada en dormitar. Escucharás los cantos matutinos de los ruiseñores y los oirás decirte

Era poco lo que dormían de noche y en el tiempo anterior al alba pedían perdón (51- 17 y 18)

Allah guía hacia Su Luz a quien Él quiere

Entonces tú verás, desde el horizonte de la razón divina, resurgir el sol del conocimiento interior. Es tu sol personal, pues tú eres entonces alguien a quien Allah guía; eres el bien guiado, y no eres de aquellos a quienes Él ha extraviado. Es entonces que comprenderás el secreto de porque

No procede que el sol alcance a la luna, ni que la noche se adelante al día. Cada uno navega en su órbita. (36-40)

Finalmente el nudo será desatado, pues

Allah llama la atención de los hombres con ejemplos, y Allah conoce todas las cosas. (24-35)

Y los velos serán levantados y los caparazones volarán en pedazos, revelando lo sutil que se esconde detrás de lo grosero. La verdad revelará su rostro.

Todas estas cosas comenzarán a producirse cuando tu corazón se encuentre limpio. La luz de los secretos divinos caerá sobre él, si tú lo quieres y si tú Se lo solicitas, de Su parte y con El


[1] Se refiere a las gentes

[2] Y en la luna; la hemos fijado casas, hasta que se hace como una rama de palmera vieja (36-39)